La Audiencia de Málaga tiene previsto juzgar esta semana a un hombre y una mujer acusados de la presunta estafa a al menos 14 personas con el alquiler vacacional de un apartamento que no era suyo. Así, la Fiscalía solicita que se le imponga a cada uno la pena de cinco años y a él otros dos años más por amenazas.

Según se señalan en las conclusiones iniciales del fiscal, a las que ha tenido acceso Europa Press, el hombre acusado contactó con el dueño de un apartamento que lo tenía anunciado para alquiler vacacional en Gandía (Valencia), manifestándole que estaba interesado en arrendarlo.

Entonces, indica la acusación pública en su escrito, el hombre, "confiado", le facilitó copia del DNI, que el procesado, en "connivencia" con la mujer acusada, presuntamente utilizó para publicar anuncios de alquiler de pisos vacacionales en la costa andaluza en páginas especializadas en ello.

En esos anuncios y contactos con los posibles clientes, los acusados, supuestamente, se hacían pasar por el hijo y la nuera del propietario del piso y, una vez concretadas las fechas, "les pedían un ingreso en concepto de reserva, que luego se apropiaban", dice el fiscal, "sin que el alquiler se llevara a cabo al no ser poseedores de apartamento alguno".

Según la instrucción del procedimiento, la forma de operar fue igual en todos los casos. A raíz de una primera denuncia "se descubrieron y esclarecieron" las interpuestas por otras 13 personas, llegando el importe total de lo presuntamente estafado a los 3.870 euros.

Por estos hechos, el fiscal acusa a ambos procesados por un delito continuado de estafa, pidiendo que se le imponga a cada uno la pena de cinco años de prisión, además de que insta a que indemnicen de forma conjunta a los perjudicados con las cantidades supuestamente estafadas en casa caso.

En lo que respecta al primer denunciante, este recibió amenazas de muerte supuestamente por parte del acusado, por lo que también se le acusa por un delito de amenazas, por el que se solicita que se le condena, además, a otros dos años de cárcel y se le prohíba acercarse o comunicarse con la víctima durante tres años.

El juicio está previsto que se celebre en la Sección Octava de la Audiencia de Málaga este próximo martes día 20 de abril, según han informado fuentes judiciales.