El concejal socialista Jorge Quero ha pedido al Ayuntamiento de Málaga "que medie de manera urgente con Endesa para solucionar de una vez por todas los problemas de electricidad en la Colonia Santa Inés", en el distrito de Teatinos, donde cerca de 800 familias "sufren apagones de luz intermitentes, quedando completamente a oscuras muchas noches y sin electricidad durante el día".

Así lo ha manifestado Quero, que se ha reunido con vecinos en compañía del secretario general de la agrupación socialista en este distrito, Francisco Quintero, y ha informado de que "desde que se quemó el centro de transformación en octubre de 2020 las cosas van de mal en peor", aludiendo que esto afecta especialmente a personas de avanzada edad y a aquellas con movilidad reducida.

Por eso, ha alentado en un comunicado al distrito y al Ayuntamiento que "lleguen a un acuerdo cuanto antes" con la empresa suministradora del servicio de electricidad para habilitar un nuevo transformador. Así lo ha defendido también Quintero, que ha manifestado su descontento "con el abandono del Ayuntamiento de Málaga hacia un barrio tan señero y con tanta identidad como la Colonia Santa Inés". Para el socialista, "la demanda de los vecinos por unas infraestructuras dignas es legítima, no quieren ser malagueños de tercera sino sentirse seguros en sus casas y en sus calles, que se quedan completamente a oscuras cuando hay apagones por la sobrecarga de tensión".

Vecinos del barrio como Nieves García, que depende para moverse de su silla de ruedas eléctrica, han criticado esta situación. Para García los apagones la tienen en "Un gran sinvivir" porque "no sé en qué momento se va a ir la luz y las caídas de tensión son muchas a lo largo de la semana. En el día a día esto me perjudica porque no puedo salir de casa sin la silla de ruedas eléctrica", ha explicado.

Antonio Ponce ha considerado, por su parte, "una vergüenza" que no se haya reparado aún y "un peligro para las personas que andan por la calle". En el caso de Carmen Casaucaus, comerciante en el barrio, alerta de que "si se va la luz, todo son pérdidas. La electricidad no es un capricho, sino una necesidad primordial", ha exigido.

Manuel Sánchez vive junto a un poste de luz y asegura que "se lo llevó un camión por delante y desde entonces mi casa está junto a un tendido de cables sueltos a la altura de la cabeza, todo un peligro para nosotros y para las personas que andan por las aceras". Sánchez ha señalado que "tanto la electricidad como los cables del teléfono están todos emparejados de mala manera" y que "esto se acababa con el soterramiento de todos los cables, como llevo reclamando desde hace 30 años", ha apuntado.