Agentes de la Policía Nacional han desmantelado un cultivo de marihuana -compuesto por 422 plantas- en una vivienda ubicada en una finca de Campanillas, en Málaga capital, y han detenido a dos hombres de nacionalidad española, ambos de 31 años, por su presunta implicación en los delitos de tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico.

La Operación Canoa, llevada a cabo por comisaría de Distrito Oeste, se inició gracias a la colaboración ciudadana, con una información que apuntaba a la existencia de una plantación de cannabis sativa en un inmueble de una finca rural, en un diseminado del distrito.

Las pesquisas realizadas vinieron a confirmar que de la vivienda bajo sospecha emanaba un fuerte olor a marihuana, observándose, asimismo, el continuo funcionamiento de motores de aire acondicionado en la misma. Continuando con las indagaciones, la policía comprobó que la instalación permanecía conectada de manera fraudulenta a una torre eléctrica ubicada en las proximidades, sin pasar por contador alguno.

En el transcurso de la operación, los agentes identificaron a dos personas que guardarían relación con la plantación: un varón, que realizaría funciones de cuidado del cultivo y que viviría en el inmueble, y un hombre residente en Vélez-Málaga, que sería el responsable directo de la producción.

En el registro de la casa -arrendada a un tercero- se localizaron 422 plantas de cannabis, en proceso avanzado de secado, y se intervinieron, además, 1.460 euros y elementos esenciales para el cultivo, en concreto, 410 focos halógenos, un filtro de carbono, tres ventiladores, 29 transformadores, cinco motores de aire acondicionado y seis sistemas de climatización.