Años lleva esta ciudad debatiendo qué hacer en el Cortijo de Torres y la zona que ocupa el Palacio de Ferias y Congresos. Parecen usos incompatibles los de la Feria de agosto y la actividad congresual, pero desde que la entonces líder de la oposición, Marisa Bustinduy, lanzara la idea de hacer una city financiera en torno al recinto de eventos, no se había hecho una propuesta concreta para este entorno. Hasta hoy, cuando el alcalde, Francisco de la Torre, el edil de Urbanismo, Raúl López, la edil del distrito Cruz de Humilladero, Teresa Porras, y los arquitectos Juan Gavilanes y Francisco González, de GG2, arquitectos, en coordinación con Urbanismo, han presentado un proyecto de reordenación urbana del recinto ferial que definen como una nueva centralidad estratégica.

Lo que plantean, básicamente, es un mix de usos incorporando nuevos: a los usos del recinto ferial de agosto y al congresual, se unirían el hotelero, el de oficinas y el comercial. Si se llega al máximo de la edificabilidad diseñada se necesitaría una inversión de 232 millones de euros. Ello requerirá de una revisión del PGOU que el alcalde, ha explicado, quiere iniciar este mandato. Además, su idea es que haya colaboración público-privado.

Se plantean actuar sobre 141.660 metros cuadrados, proponiendo un techo máximo construido dividido en cuatro usos principales: un máximo de 91.893 metros cuadrados se destinarían a oficinas, 2.700 a comercios, 42.000 metros cuadrados de techo para superficie ferial/industrial (el uso mixto), se reservan 38.000 metros cuadrados para la ampliación del Palacio de Ferias, que para De la Torre está ya encima de la mesa, y 83.425 metros cuadrados de aparcamiento soterrado. El presupuesto global estimado es de 232 millones de euros. Hay tres fases para esto. Es decir, son necesarios años para su desarrollo.

Recreación informática del proyecto, con el Palacio de Ferias abajo a la derecha.

Se parte de la base que el espacio está infrautilizado, con más uso en agosto por la Feria. Asimismo, hay una demanda para crear edificios de oficinas y escasa oferta, por lo que los usos en este polo deben convivir. Así, se parte de la transformación de las construcciones de las de las casetas de feria en edificaciones concebidas como contenedores con usos polivalentes. Serán permanentes en el recinto ferial.

La nueva ordenación propone en el actual límite del recinto ferial, justo al lado del palacio, transformar la calle José Blázquez en un nuevo eje, con actividades diversas y carácter semipeatonal. Se proyecta un nuevo frente edificado de manzanas que se emplazan sobre la parte oeste de los actuales aparcamientos del Palacio de Ferias.

El programa de usos conecta una utilización a nivel de la calle con lo relacionado con congresos y ferias o con actividades relacionadas con la feria de agosto. Hay dos tipos de manzanas: el primer modelo, Zócalo Manzana Feria, hace referencia a las parcelas del actual recinto ferial, en las que se plantean un cuerpo ligado con la calle que debe albergar usos ferias, deportivos, culturales. Ello será temporal, pero también podrán estar ocupados durante la Feria de Málaga para volver a la situación anterior cuando acabe. El zócalo tendrá una altura de 10 metros en una planta.

El segundo modelo, que hace referencia a las manzanas que ocupan parte del actual aparcamiento del Palacio de Ferias y al que se ha llamado Zócalo Manzana Palacio, debe prever la integración e una futura ampliación del inmueble con usos comerciales. La altura máxima es de 12 metros para una planta en la zona prevista para ampliar el Palacio de Ferias, y que albergará tres plantas en la zona lateral del nuevo eje, integrando uso comercial y de oficinas. La parte superior de ambos zócalos tendrán cuerpos edificados en altura y albergarán oficinas.

Como caso particular, la propuesta plantea ocupar parte del aparcamiento en superficie del Palacio de Ferias con edificios híbridos de oficinas sobre su zócalo (Manzana Palacio), el cual albergaría usos comerciales compatibles con el de oficinas.

Hay aparcamientos soterrados en cada edificio en altura planteado, según los índices que marque el PGOU, las plazas del aparcamiento en superficie del Palacio de Ferias, ocupadas con las nuevas manzanas, podrían recuperarse contemplando los sótanos de las cuatro manzanas de la zona del recinto ferial que tienen uso exclusivo ferial/industrial. Y, en relación a los aparcamientos en superficie, proponen la implantación de estos en la calle Peñista Rafael Fuentes, eje central del trazado de manzanas en la zona del recinto ferial, y en sus calles transversales.