¿Qué hacer con el Cortijo de Torres? ¿Dejar al recinto ferial como una estructura permanente colisionando con los servicios auxiliares que necesita el Palacio de Ferias como un hotel y edificios de oficinas anexos? ¿Trasladar la Feria y que junto al Palacio crezca la city financiera que un día propuso la entonces líder socialista, Marisa Bustinduy? El equipo de gobierno presentó el viernes pasado una propuesta de los arquitectos Juan Gavilanes y Francisco González, de GG2, en coordinación con Urbanismo, un proyecto de reordenación urbana que plantea, básicamente un mix de usos incorporando nuevos: a los del recinto ferial de agosto y al congresual, se unirían el hotelero, el de oficinas y el comercial. Eso fue el viernes. Ayer la portavoz de Cs y concejala de Cultura, Deporte y Teatinos, Noelia Losada, pidió abrir un debate sobre el proyecto que finalmente acoja esa zona. Es una discrepancia en toda regla.

Si se llega al máximo de la edificabilidad diseñada se necesitaría una inversión de 232 millones de euros. Ello requerirá de una revisión del PGOU que el alcalde quiere iniciar este mandato. Además, su idea es que haya colaboración público-privada.

Cs señaló ayer, después de que IU y Podemos anunciaran una moción en el pleno de hoy rechazando este proyecto en rueda de prensa, que está de acuerdo «con el uso permanente del recinto ferial». También sobre el proyecto agregó, informó Europa Press, que es «un tema que está muy incipiente, estamos de acuerdo en un uso más prolongado y actual, porque ahora mismo se está infrautilizando pero en qué proyecto y cómo hacerlo es en lo que diferimos, por lo que es un debate que acaba de empezar y queda mucho».

Podemos e IU llevan una moción sobre «la garantía de consolidación como equipamiento público y de acondicionamiento como recinto ferial permanente de los terrenos de Cortijo de Torres». La portavoz, Remedios Ramos, recordó el reciente proyecto presentado para ser desarrollado en los terrenos de Cortijo de Torres y advirtió de «los planes especulativos del alcalde». Es más, tachó el proyecto de «otra ocurrencia» del regidor, que «quiere privatizar el cien por ciento del suelo público». «El alcalde va a dejar a la ciudadanía malagueña un gran legado de hormigón», criticó, ironizando con que lo que «debería figurar a la entrada de Málaga sería ‘Se vende’».

El alcalde, Francisco de la Torre, por su parte, advirtió de que la moción tiene «errores» y además dijo que «podemos presumir de que esta ciudad en 1995 no tenía un espacio ferial; y en 1998 fuimos capaces de que se abriera el recinto ferial en Cortijo de Torres». También dijo que el proyecto anunciado la pasada semana «consolida» la feria de Málaga, aunque reconoció que es un proyecto «complicado, no es fácil; queremos que no nos cueste dinero, si nos cuesta, mínimo, puede haber iniciativa privada, que es lo que parece que Adelante Málaga no entiende, y que sea público».

El PSOE cree que «es difícil de llevar a cabo» el plan, tachándolo de «faraónico» y señaló que entiende «la filosofía» de la moción de IU y Podemos, ya que «el proyecto presentado por el PP no es realista».