La Policía Nacional ha detenido en Málaga a dos individuos 24 y 44 años, ambos de nacionalidad española, como presuntos responsables de dos robos con fuerza en interior de vehículo de la zona oeste y en una joyería del centro. Los investigados, que fueron sorprendidos forzando un coche, accedían a sus objetivos fracturando las cerraduras.

Los hechos que dieron lugar a las detenciones se produjeron sobre las 01.15 horas del 23 de abril, cuando agentes de paisano recibieron un aviso del 091 informando de que dos varones se habrían introducido en un vehículo forzando la cerradura de la puerta del copiloto. Según las manifestaciones del requirente, se les notificó que habían abandonado el turismo y aportaron sus características físicas y atuendos para su localización.

Los agentes realizaron una búsqueda por la zona de los hechos hasta que observaron cómo dos hombres, con paso diligente y rasgos que coincidían con los aportados previamente, arrojaban a los bajos de un vehículo un objeto que resultó ser un destornillador.

La dotación procedió a la identificación de estas personas y, tras realizar las gestiones oportunas, procedieron a la detención de ambos como responsables de un delito de robo con fuerza en interior de vehículo, habiendo utilizado el destornillador para forzar la puerta del automóvil. Los agentes también encontraron entre sus pertenencias 12 anillos de una conocida firma.

Consultadas las bases de datos, los policías comprobaron que las joyas procedían de un robo con fuerza perpetrado en un establecimiento del centro de la capital dos días antes. Gracias a las imágenes de grabación del establecimiento y a la similitud de las ropas que vestían en ambos hechos se pudo reconocer a los investigados como los responsables del mismo.

El robo en la joyería ocurrió la madrugada del miércoles 21 de abril, tras fracturar la puerta principal de acceso. Del interior del local se habrían sustraído un total de 33 anillos cuyo valor ascendía a 3.357 euros. Las pesquisas han permitido constatar que los investigados intentaron vender el botín en una tienda de compraventa de objetos de segunda mano, pero no lo consiguieron al no poder acreditar la procedencia lícita de los mismos.

Por todo lo actuado, los detenidos fueron imputados como presuntos autores de dos robos con fuerza, siendo puestos a disposición de la Autoridad Judicial en unión de las diligencias instruidas.