Todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Málaga se sumaron ayer al rechazo mostrado por el pleno del Consistorio a las amenazas vertidas contra Fernando Grande-Marlaska, María Gámez, Pablo Iglesias, Reyes Maroto, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Rodríguez Zapatero, así como también les trasladó «todo su afecto y cariño, a estos y a sus familiares, en estos momentos tan complicados».

El pleno del Ayuntamiento de Málaga también mostró su condena a cualquier tipo de violencia y su rechazo a todo tipo de discursos, campañas y acciones, «provengan del grupo ideológico desde el que provengan, que fomenten el odio hacia ciertos colectivos por motivos de procedencia, religión, raza o sexo».

La crispación política no deja de crecer en el país, aunque se ha visto especialmente espoleada por la campaña de las autonómicas en Madrid y los discursos de algunos dirigentes.