El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, su homóloga en Cultura, Patricia del Pozo, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y la vicepresidenta de la Diputación, Margarita del Cid, entre otras autoridades políticas, han participado hoy en la presentación del proyecto de rehabilitación del convento de la Trinidad, un inmueble enclavado en el corazón de ese barrio que, tras décadas de abandono y numerosos planes, ahora afronta un nuevo horizonte si nada lo impide, como ocurrió en el pasado numerosas veces. Así, la reforma del edificio, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), costará 18,4 millones de euros y el Ejecutivo andaluz, ha dicho hoy Del Pozo, cree que podrá licitar las obras en el segundo semestre de 2022.

Ha dicho Del Pozo que se trata de una comparecencia histórica, ya que el convento pasó del Gobierno central a la Consejería de Cultura en 2005. "Han pasado muchos años y muchos proyectos por aquí", ha explicado, pero "dieciséis años después comenzamos el camino para su total recuperación y su puesta a disposición de todos los andaluces".

Así, la rehabilitación del convento consta de tres grandes líneas: la puesta en valor del edificio del siglo XV, "que tiene un gran valor patrimonial", que pasó del Estado a la autonomía en 1985; en segundo lugar, se va a ejecutar un gran espacio cultural polivalente "convirtiendo el antiguo convento en un centro cultural"; y tendrá un tercer uso administrativo-cultural, ya que se va a ejecutar la sede del archivo intermedio (que decide dónde van los documentos históricos, si al Archivo Histórico Provincial o al General de Andalucía).

"Vamos a implantar aquí el primer archivo intermedio de la comunidad autónoma andaluza", ha dicho. En cuanto al centro cultural polivalente, habrá una gran sala de usos múltiples, aulas, camerinos para las artes escénicas, una sala de exposiciones temporales, que acogerá grandes muestras arqueológicas y una sala de prensa. "Serán grandes exposiciones de arqueología para completar la oferta del Museo de la Aduana". Se interviene en dos espacios más, "los más espectaculares, el claustro y la nave de la iglesia", para actividades de la ciudadanía y grandes conciertos. Asimismo, en la zona exterior habrá un parque y un jardín "abiertos al barrio". Acogerán propuestas musicales, culturales, formativas, conferencias, jornadas, "10.000 metros cuadrados para la cultura".

Es un plan "serio, riguroso y complejo" que costará 18,4 millones de euros y será cofinanciado con cargo a los fondos Feder (europeos) en el marco 21-27. En mayo se inicia la licitación, los pliegos se están acabando de redactar. Se licitarán el anteproyecto, el proyecto básico y el de ejecución. Lo previsto es que la empresa adjudicataria de esta licitación firme el contrato en octubre, y luego tiene una serie de meses para, en trámites escalonados, presentar los distintos documentos. Una vez terminado todo este trámite, cree Del Pozo, que ha sido muy cautelosa en los plazos, que podrían licitarse elas obras a finales de 2022. Estas podrían durar, dadas las características del edificio, dos años y medio o tres. La fase de licitación de proyecto asciende a 900.000 euros y las obras cuestan 17,5 millones.

Imagen del proyecto. La zona azul es la del centro cultural, la amarilla es la de espacios logísticos. La parte sombreada es la del archivo intermedio.

El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, por su parte, ha recordado que la plataforma cultural lleva quince años o más peleando por darle un uso cultural al edificio, que pasará a denominarse Centro Cultural El Convento, "damos los primeros pasos de una vez por todas para garantizar que es una realidad", aunque también Bendodo quiso repasar las anteriores promesas efectuadas sobre proyectos que debía acoger este edificio. Así, por ejemplo, en 2007 la Junta socialista, ha explicado, presentó el plan de instalar el parque de los cuentos por 30 millones de euros. En 2013, se habló de implantar, por parte de Paulino Plata, ha personalizado, de instalar la Biblioteca Pública del Estado, "cuando ya Cultura había decidido que iba a ser en San Agustín", y poco después se habló de un centro de interpretación del arte rupestre. "Este es un proyecto real, adaptado a las necesidades de los ciudadanos", ha indicado, aunque de toda las promesas del anterior gobierno "nada se hizo".

El alcalde, por su parte, se ha ofrecido a colaborar en darle uso al futuro espacio cultural, e hizo un recorrido histórico por las diferentes circunstancias del terreno, desde ser el campamento de Isabel la Católica hasta acoger luego el espacio conventual, cumplir la función del acuartelamiento militar y luego el abandono durante décadas. "Se hará con los plazos anunciados".

Salvador Jiménez, responsable de la plataforma, ha asegurado que se trata de un edificio espléndido, "origen del barrio de la Trinidad", y el entorno "saldrá muy beneficiado" con el uso ciudadano para el inmueble.