Los chiringuitos han sido los grandes protagonistas del primer fin de semana de apertura de las provincias andaluzas. Los días de fiesta y las buenas temperaturas han favorecido el aumento de la actividad hostelera, que ha experimentado un fin de semana muy bueno, indican los profesionales de este sector. La reserva de hoteles, por su parte, también ha mostrado un repunte en torno al 15%.

La apertura de las provincias a nivel andaluz ha dado un respiro a uno de los sectores más castigados por la crisis de la Covid-19. “Este fin de semana ha sido una ventana abierta a la esperanza. Los chiringuitos se han desbordado, no solo de personas de otras provincias sino de los mismos pueblos de alrededor que se han desplazado a la playa”, explica Manuel Villafaina, presidente de la Federación Andaluza de Empresarios de Playas.

Algunos chiringuitos de la Costa del Sol han permanecido cerrados hasta la fecha, mientras que otros solo han abierto al público los fines de semana. El fin de los cierres perimetrales ha supuesto un punto de inflexión para el sector, que ve en este el principio de lo que está aún por venir en verano: "No esperábamos tanta gente como ha habido, más es imposible", indica Villafaina. El presidente de esta federación resalta que, a pesar de haber perdido ya cinco meses, "somos optimistas y vamos a aprovechar el resto del año, la gente está con unas ganas enormes de venir a sus playas".

En las zonas más céntricas también se ha vivido un fin de semana en el que el aumento de la actividad se ha dejado notar. El presidente de la Asociación Malagueña de Hosteleros (Mahos), Javier Frutos, destaca "más movimiento. El sábado fue fiesta y el domingo el Día de la Madre, parece que se echó más gente a la calle". Frutos espera que el aumento que la hostelería ha experimentado este fin de semana se consolide y "no se den pasos atrás".

Para ello, el sector hostelero considera primordial avanzar en las medidas referidas a los horarios: "Cerrar a las 22.30 horas sigue perjudicándonos muchísimo. Solo podemos dar un servicio, las cenas prácticamente son residuales", explica Frutos, que asegura que a día de hoy todavía quedan muchos negocios malagueños que no cubren gastos.

Las miras del sector están puestas en el próximo 9 de mayo, fecha en la que finalizará el Estado de Alarma. "Si a partir del día 9 se abre al resto de España somos optimistas en que podremos aprovechar el verano", señala Manuel Villafaina. Javier Frutos, por su parte, espera que a partir de este día se suavicen las restricciones horarias. "Esperemos que los contagios y hospitalizaciones sigan a buen ritmo, eso nos da un poco de confianza en que a partir del día 9 se abra algo más".

Segundas residencias

La afluencia de personas que han acudido estos días a visitar su segunda residencia ha sido otro de los factores que el sector hostelero esgrime para justificar los buenos datos de este fin de semana. Por su parte, la reserva de hoteles también ha experimentado un repunte estos días, señala Frutos: "En torno al 15%, sobre todo en la parte litoral y en el centro, que son las zonas más perjudicadas de esta pandemia, por lo que es algo que ha ayudado", indica Javier Frutos.