El OMAU (Observatorio del Medio Ambiente Urbana) ha puesto las ciudades en el microscopio, en especial Málaga capital, y a lo largo de este año reúne a expertos para debatir sobre ellas en videotertulias de las que ya van tres entregas y que pueden verse en la página web del OMAU.

El ciclo se titula ‘Destramando la ciudad del siglo XXI’, está coordinado y moderado por el periodista Guillermo Busutil y se pregunta, por ejemplo, por el balance de 25 años de actuaciones en el Centro Histórico de Málaga con sus éxitos y fracasos, pero también por la efectividad de la participación ciudadana, la tensión entre la ciudad global y la ciudad local o qué papel juegan los barrios, sin olvidar el condicionante de la pandemia.

Entre los participantes, el arquitecto y urbanista Salvador Moreno Peralta; el presidente de la Academia de Bellas Artes de San Telmo, José Manuel Cabra de Luna o la directora de proyectos estratégicos del Ayuntamiento de Barcelona, Laia Torrás.

Salvador Moreno Peralta en plena intervención.

«La idea es abrir un poco el campo, no sólo a ponencias de una sola persona, sino que sea un debate más ciudadano con personas de Málaga o de fuera», contaba ayer Pedro Marín Cots, el responsable del OMAU.

Precisamente, Pedro Marín ha sido uno de los contertulios del primer debate sobre las actuaciones en el Centro Histórico en estos 25 años, al hilo de un libro recopilatorio de reflexiones de 35 personas entre urbanistas, empresarios, vecinos y comerciantes.

Como recordaba en la tertulia, aunque el Centro ha recuperado el esplendor de sus edificios no se ha cumplido el objetivo que se formuló entonces de mantener el número de vecinos e incluso de aumentarlo.

«La idea es que fuera un Centro activo, que en él vivieran familias jóvenes y al final no ha sido así. Se ha turistificado y con la crisis se ha vaciado, porque si no hay turistas no hay gente. La cuestión es si cuando pase la pandemia vamos a volver a lo mismo», señala.

El coordinador del curso, Guillermo Busutil, resaltaba ayer que «la pandemia ha cambiado el concepto de los usos urbanos y el espacio público y está exigiendo la participación de la ciudadanía dentro de los órganos democráticos, como lo tiene el Ayuntamiento de Barcelona y no lo tienen los de Sevilla o Málaga».

El periodista Guillermo Busutil, coordinador del curso.

Y junto a la reivindicación de la participación ciudadana, también se han debatido aspectos como las posibilidades de Málaga de acoger más hoteles de lujo, algo que cuestiona el arquitecto y exresponsable de Aehcos, Luis Callejón, en uno de los debates: «No vale cualquier sitio para este tipo de turismo, que necesita casinos, tiendas de alto lujo y que no busca aglomeraciones», afirmó.

Otro punto presente en las tertulias y que resalta Pedro Marín Cots ha sido el «florecimiento» de los barrios con respecto a nuestro Centro.

A su juicio, hay que plantear nuevos modelos de ciudad tras la Covid, y pone el ejemplo de Cataluña, con calles cortadas al tráfico los viernes para que los niños puedan jugar en ella. Debates que seguirán preguntándose qué hacer ahora con las ciudades.