La pandemia ha obligado a que muchos negocios tengan que reinventarse, sobre todo a los pequeños comercios. Y de esto saben mucho los establecimientos del Centro Histórico y como consecuencia tienen la intención de salir a las calles para promocionar aún más sus productos. 

Por ello, la Asociación del Centro Histórico de Málaga ultima una campaña en la que los negocios sacarán sus artículos fuera de las tiendas con el objetivo de ganar visibilidad y ventas.  Esta campaña consiste en organizar un mercadillo por las céntricas calles y que los establecimientos de la misma vía puedan sacar algunos de sus productos a la puerta de las tiendas, acompañados de música o algún tipo de animación. 

Aunque aún se trabaja en este proyecto, los comerciantes plantean que lleve el nombre de Summer Street Málaga: "Nuestro objetivo es celebrarlo una vez cada quince días, por las distintas zonas emblemáticas del centro y acompañarlo de pequeñas animaciones como talleres músicas, desayunos, pequeños desfiles, etc.", afirma la empresaria Rocío Gaspar, miembro de la junta directiva. 

Los comerciantes del Centro ponen en marcha esta campaña con el objetivo de incentivar las ventas, sobre todo en verano: "Ya que es una época donde el centro se vacía, la gente va a la playa o a otros lugares. Aunque este año tenemos esperanzas porque comienzan a llegar los cruceros a la ciudad". 

Desde la asociación recalcan la difícil situación que viven por culpa de la pandemia, que ha obligado a muchos de los asociados a echar el cierre. Por ello, con esta campaña pretenden que sea el comienzo de una recuperación económica para el sector: "Ahora mismo estamos sobreviviendo, porque aún no nos hemos recuperado del todo. Queremos pasar de sobrevivir a vivir", dice Rocío Gaspar. 

La entidad actualmente cuenta con 130 socios, pero este año ha visto un aumento del 10 por ciento con respecto al año anterior: "Este año se han unido 17 socios y sólo se han dado de baja tres, en tiempos difíciles los comercios buscan apoyo", reitera Gaspar.