José del Río, edil de Movilidad, ha informado hoy de que Ruedas Redondas presentó un contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), un pleito en el que solicitaba “medidas cautelares pidiendo la que se suspenda la Ordenanza de Movilidad”. El Alto tribunal andaluz, ha dicho el concejal en rueda de prensa a preguntas de los periodistas, denegó esa medida cautelar y dio diez días al Ayuntamiento para que alegase, lo que se hizo. “Estamos esperando a ver si hay medida cautelar”, ha sentenciado.

“No se sabe, pero quiero que ustedes lo sepan, que el 23 de marzo Ruedas Redondas entendió que de alguna forma judicializaba este tema, porque el 23 de marzo, no ellos presentan un recurso contencioso-administrativo ante el TSJA pidiendo medidas cautelarísimas, de alguna forma para que se suspendiera la ordenanza que en este momento tiene el Ayuntamiento en vigor, el día 9 de abril el tribunal deniega la medida cautelarísima, da al Ayuntamiento traslado para que en 10 días informe de esas peticiones, nosotros hemos dado los informes correspondientes y esperamos si hay alguna medida cautelar, pero de momento nosotros no podemos modificar absolutamente nada”, ha dicho Del Río, quien ha asegurado que respeta la bicifestación convocada para el 9 de mayo por Ruedas Redondas, pero recuerda que, como se comprometió, está convocando la Mesa de la Bicicleta cada dos meses. Ruedas Redondas contesta que quiere llegar a un acuerdo, pero a corto plazo, ya, por la inseguridad que sufren en los carriles 30.

Asimismo, ha dicho que se ha estudiado la propuesta de Ruedas Redondas para hacer once recorridos segregados totalmente, “plantean que de los 70 km de carril ciclable segregáramos una parte importante para que fueran exclusivamente para bicicletas, estudiado en detalle es inviable hoy por hoy, se generarían retenciones muy importantes”. Trabajan ahora en un plan director para ver las medidas a tomar, y dice que han planteado 16 itinerarios para bicis, “donde se utilizarán partes de aceras, muy pocas, pero todavía queda alguna, de cinco metros; quiero que quede claro que el hecho de que una acera se utilice con un carril segregado, delimitado, señalizado, ya no es acera”.

Sobre el hecho de que en Barcelona los ciclistas sigan usando las aceras, “nosotros hemos hecho una consulta a la DGT expresándoles nuestras dudas de esa flexibilidades que en otras ciudades pueda haber a la hora de usar la acera para circular las bicicletas, y está claro y son rotundos y tajantes, la norma y la ley lo impiden”. También dice que a los residentes del Centro se les podría dejar pasar con sus bicis por las zonas de entrada y salida de vehículos al casco antiguo y ha pedido “tiempo” para “poder trabajar y poner en marcha las medidas”. Dice Del Río que Málaga paga el hecho de que la Junta socialista no hiciera sus deberes en cuanto a carriles bici.

José Luis Martín, presidente de Ruedas Redondas, ha sido contundente: están dispuestos a llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento, independientemente de la vía judicial (“aún no hemos mandado al juez el cuerpo de la demanda”, dice), pero ese pacto debe pasar por el ahora, por el aquí y el ya, es decir, el hecho de haber sacado la ordenanza a los ciclistas de aceras y zonas peatonales y obligarlos a discurrir por carriles 30 o “timocarriles”, como los llama el colectivo, ha puesto en peligro a estos ciclistas, al compartir calzada con coches y motos y otros automóviles, y hay que hablar de “la necesidad de segregar los carriles 30” (serían bidireccionales y perfectamente señalizados) para que la gente siga usando la bici, algo que ya ha rechazado el concejal. Está dispuesto Martín a ver todos los proyectos que quiera Del Río, pero eso es el futuro, el ahora es lo que le preocupa. “¿Qué opción nos dan? ¿Qué colguemos la bici en casa, y cuando nos hagan la red definitiva, entonces sacamos la bici?”. “Lo principal es devolver el daño causado por la Ordenanza. Y Barcelona no se salta la ley”.

“Ante la situación en la que nos encontramos el concejal no cede en adaptar la ordenanza a las circunstancias reales, desde septiembre de 2020 estamos trabajando con ellos, siendo propositivos, les llevamos estas alegaciones antes a ellos, trabajamos continuamente y no han aceptado lo más mínimo de nuestras propuestas”. Así llevan 20 años, dice, y ha recordado que los proyectos salen y entran en el cajón de forma eterna, como el carril bici de la Avenida de Cervantes, o el de Héroe de Sostoa. “No han cumplido, porque ellos han hecho la mitad de lo que se comprometieron a hacer en carriles bici, no hay estacionamientos” y además se han quitado los carriles de la Alameda o Martiricos. “La mitad de los recorridos son aceras bici”. “Nos podemos sentar y hablar de los proyectos a largo plazo, pero lo principal es resolver el daño causado por la ordenanza”.

Martín insiste en que entregaron sus reivindicaciones ya en febrero, al alcalde, “queríamos trasladarle nuestra inquietud a medio, corto y largo plazo, y la necesidad de adoptar medidas urgentes provisionales”. “La ordenanza generaba un grave problema de movilidad para los ciclistas, nos han echado de paseos y zonas peatonales, no de las aceras. Muchos han dejado el uso de la bici por la inseguridad”. Sobre todo han dejado de usar la bicicleta las familias y los colectivos más vulnerables.

Hicimos incluso una propuesta de 22 espacios que se podían convertir rápidamente en soluciones alternativas provisionales, mientras se diseñan carriles bici”. Eso lo dijeron en varias reuniones, y viendo que no llegaban a un acuerdo, la alternativa única era “un recurso para paralizar la ordenanza, optamos por el contencioso a ver si así entendían eso de que es mejor un mal acuerdo que un buen juicio”, declara, insistiendo en que quieren llegar a un acuerdo, pero ahora.