La Asociación de Vecinos de Lagunillas Centro presentó ayer en la Delegación de Gobierno de la Junta de Andalucía un recurso de reposición contra la resolución de exclusión de Bancosol dictada el pasado 6 de abril por la directora general de Ayudas Directas y de Mercado, de la Consejería de Agricultura.

En el recurso, al que ha tenido acceso este diario, se alega que la asociación desconoce el contenido del escrito de marzo en el que la Asociación Banco de Alimentos de la Costa del Sol solicitaba la baja como asociada del colectivo de Lagunillas.

Por otra parte, la Asociación de Vecinos de Lagunillas se ampara en el Real Decreto de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del Covid-19 de 17 de marzo de 2020, para argumentar que la resolución autonómica «no daría motivo a exclusión, al no evidenciarse de manera explícita, concisa y concreta cuál es la atribución de incumplimiento de la AAVV Las Lagunillas Centro».

Como informó este diario, el responsable de Bancosol, Diego Vázquez, justificó este informe enviado a la Junta en la falta de documentos por entregar por los vecinos de Lagunillas.

La exclusión de Bancosol ha supuesto que, por segunda semana consecutiva, la asociación no pueda repartir fruta ni verdura a cerca de dos mil familias, la mayoría de las cuales son enviadas a este colectivo por los servicios sociales del Ayuntamiento. Este hecho motivó ayer que el Consistorio enviara un cargamento extra de patatas y huevos, informó el presidente vecinal Curro López.

Precisamente ayer, López se reunió con la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Patricia Navarro; el delegado de Agricultura, Fernando Fernández y el concejal de Derechos Sociales, Francisco Pomares, a quienes expuso la situación en la que quedan las dos mil familias.

«A la delegada le he dicho que nosotros no somos profesionales, que nos podemos equivocar, pero eso no es motivo para que nos castiguen por hacer un servicio a Málaga», declaró, al tiempo que abogó por «limar asperezas con Bancosol», para encarrilar la situación. «Y remar todos en la misma dirección porque aquí de lo que se trata es de ayudar», subrayó.