Málaga ha vuelto a vivir en la noche de este sábado una imagen que la pandemia había convertido en inusual desde hacía meses. La estampa de calles desiertas no se ha producido al no tener que cumplirse ya el toque de queda y la caída de la noche ha sido recibida con plena actividad en el Centro de Málaga y con terrazas llenas, al menos hasta que la lluvia ha hecho acto de presencia. 

La Junta de Andalucía había decidido además retrasar el toque de queda para esta misma noche hasta las 0.00 horas, para evitar que los ciudadanos tuvieran que volver a sus casas a las 23.00 horas y poder volver a salir a partir de la medianoche, hora en la que también pueden abrir ya las discotecas y bares de ocio nocturno, que tendrán horario hasta las 2.00 de la mañana.