Efectivos de la Policía Local de Málaga han detenido a tres individuos, dos de ellos naturales y vecinos de Málaga y un tercero de nacionalidad rusa e igualmente domiciliado en la localidad, con edades comprendidas entre los 21 y 31 años, como presuntos autores de delito de robo de aguacates en una finca en la zona norte de Málaga.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 19.40 horas de la tarde del miércoles 28 de abril en una plantación de aguacates ubicada entre la autovía A-45 y la autopista A-7, en la zona cercana al Lagar de Cotrina.

Varias dotaciones de la Policía Local de Málaga, entre ellas una del Grupo de Investigación y Protección (GIP), cuyos agentes prestan servicio de paisano, se desplazaron hasta la zona tras ser requeridos para ello, entrevistándose con el propietario.

Así, conocieron que varios individuos se habían adentrado en la finca, los cuales habían sido vistos en la zona con anterioridad, pudiendo tratarse de los presuntos autores de otros robos perpetrados en días anteriores, a raíz de los cuales la propiedad calculaba que le habían sustraído aproximadamente 2.000 kilogramos de aguacates, cuyo valor aproximado ronda los 6.000 euros.

Los policías locales se desplegaron por la zona, localizando un vehículo de color blanco, y a los tres individuos fuera del monovolumen, ya que este presentaba las ruedas pinchadas y otros daños que imposibilitaban su circulación, motivo por el que no pudieron huir del lugar, según ha informado la Policía Local a través de un comunicado.

Preguntados por lo que hacían allí, respondieron con versiones contradictorias tales como que "habían ido a pasear por el río" o "a coger nidos de pájaro", así como que desconocían quién o quiénes habían causado los daños al vehículo, terminando por afirmar uno de ellos de forma espontánea que tenían un puesto de venta ambulante en los mercadillos.

Acto seguido, los policías locales procedieron a inspeccionar el vehículo, comprobando que en su interior había varios sacos de color blanco y dos balanzas de precisión, las cuales fueron intervenidas.

También en una de las zonas de salida de la finca, los agentes localizaron otros 14 sacos de similares características a los anteriores, en este caso cargados de aguacates, siendo su peso total aproximado de 400 kilogramos y su valor de mercado de unos 1.200 euros, quedando todo ello a disposición del propietario.

A ello se suma que la verja de la finca había sido forzada, teniendo tres pinchos rotos en la parte superior, no pudiendo valorarse la cuantía de los daños en esos momentos. Ante los hechos, los policías locales procedieron a la detención de los tres individuos y a su traslado a dependencias policiales, siendo, posteriormente, puestos a disposición judicial.