Cuando José Luis Toledo subió el 13 de agosto de 2012 el primer vídeo no se le pasó por la cabeza lo que el canal de Youtube de la Policía Local de Málaga iba a ser ocho años después. El agente del Grupo de Comunicación y Audiovisuales recuerda que fue una modesta memoria sobre las actividades del Subgrupo de Educación Vial en los colegios de la capital durante el anterior curso escolar. El segundo fue una pieza emitida días después en el informativo de Onda Azul sobre la detención de un pirómano en La Mosca. El tercero, subido el 13 de enero de 2013 por una intervención en una fiesta ilegal de Nochevieja, fue la primera edición propia. Comparar los vídeos de entonces y los de ahora es la mejor forma de comprobar que el autodidactismo y sacar horas de donde nos las hay pueden tener un resultado arrollador.

El canal, que ahora está gestionado por el propio Toledo, David Gutiérrez y Félix Pérez bajo la supervisión del subinspector José Luis Sánchez, ha superado recientemente los dos millones de visualizaciones y los 5.500 suscriptores, cifras que los convierten en la Policía Local española más influyente de esta red social. «Algo estaremos haciendo bien», coinciden los dos primeros en nombre de toda la plantilla del cuerpo que, de una u otra forma, contribuyen a alimentar diariamente al monstruo en el que se ha convertido este rincón del ciberespacio.

Delante de una pantalla, los agentes señalan la curva estadística que dibuja los grandes hitos logrados a lo largo de estos años. Con un primer gran salto de actividad en 2016 y varios picos de visualizaciones a partir de 2017, los policías destacan el impulso del vídeo sobre la conductora que circuló ebria más de un kilómetro por las vías del metro en octubre del año pasado. De los editados por ellos es el que más visualizaciones suma (104.882), aunque el récord absoluto (364.500 reproducciones) lo tiene un reportaje sobre un control de alcoholemia y drogas realizado con agentes del Grupo de Investigación de Accidentes y Atestados (GIAA) emitido hace casi cinco años por Canal Sur. Los números dicen que los usuarios tienen una clara preferencia por los contenidos que generan las intervenciones del Grupo Operativo de Apoyo (GOA), agentes que suelen actuar en las situaciones más extremas (redadas, malos tratos, dispositivo especiales, etc.) y entre los que destacó hasta su fallecimiento en febrero el oficial Alberto Ferrer, siempre con la cámara a punto.

Los rescates de animales del Grupo de Protección de la Naturaleza (Grupona), los controles de alcoholemia, las investigaciones sobre infracciones o delitos a través de redes sociales y las actuaciones por el incumplimiento de las medidas anticovid también despiertan el interés de los suscriptores, incluso más allá de la provincia, del país y del continente. Un vídeo vale más que mil idiomas. Aunque el 85,4% de los visitantes son españoles, las estadísticas registran visualizaciones desde países tan dispares como India (23.135), Polonia (20.262), Francia (10.145), Hungría (8.625), Estados Unidos (8.363), Reino Unido (6.558) o Pakistán (6.024). De habla hispana destacan Argentina (25.508) y México (18.262).

Una de las claves del éxito del canal es la cantidad y variedad del contenido genera el cuerpo. Esto obliga a ordenar el material en cuatro bloques. Dos de ellos documentan entrevistas, reportajes y programas de televisión en los que participan agentes del cuerpo y noticias en informativos locales, autonómicos, nacionales e internacionales. Un tercero se reserva al contenido propio, de una calidad visual y argumental incuestionable como las campañas sobre violencia de género y que siempre producen con recursos y actores del propio cuerpo. Un cuarto bloque ilumina los rostros del grupo de Audiovisuales al nombrarlo: la sección Vintage. En esta lista de reproducción acumulan joyas que permiten ver la evolución de la imagen del cuerpo y de la propia ciudad.

Entre ellas destaca el documental Un día por Málaga, filmado por el catalán José Gaspar en 1914 a petición del empresario y propietario del cine Pascualini, en cuya pantalla fue proyectado ese mismo año. La película, considerada la más antigua rodada en la capital, suma numerosas tomas en diferentes escenarios e incluye la presencia de algunos guardias municipales que, a la salida de misa en la iglesia de Santiago o del propio cine, intentan mantener a raya a la chavalería, excitada por la presencia de la cámara. Otros vídeos muestran la presencia de funcionarios durante la coronación de la patrona de Málaga en 1943, durante la celebración del trofeo Costa del Sol de 1965 y otras escenas inéditas del siglo XX. «Para nosotros es interesantísimo verlos trabajar en los puntos más emblemáticos de entonces, con esos uniformes, los sables», explica David antes de insistir en que hay cosas que no cambian por muchos años que pasen, como el hecho de que la Policía Local formará siempre parte del paisaje de la ciudad para la que trabaja. Y que los vídeos de ahora, como las películas de entonces, servirán en el fututo para mostrar la evolución del cuerpo y la propia sociedad malagueña.

Sánchez, Gutiérrez y Toledo, delante de un ordenador