En el IES Universidad Laboral comenzaron el curso en septiembre con alumnos en casa dando clase en remoto y con otros en las aulas. Todos pendientes de un mismo profesor atendiendo las demandas presenciales y online. En este último trimestre ya están todos en el edificio de la avenida de Europa. El curso ha ido evolucionando pero estos docentes, como todos, ya sabían desde septiembre, dada la experiencia del año anterior, que tenían que aprender a trabajar de una nueva manera en la que las herramientas digitales son fundamentales.

La formación que han recibido ha sido clave. Se han ofrecido más cursos para docentes que nunca y el interés ha sido máximo. Así lo confirman desde el Centro del Profesorado de Málaga (CEP): De las 143 formaciones en centros impartidas en total, 129 han estado enfocadas a la Transformación Digital Educativa. Un proceso impulsado por la Junta de Andalucía y concebido como el conjunto de actuaciones orientadas «a la mejora y modernización de los procesos, los procedimientos, los hábitos y comportamientos de las organizaciones educativas y de las personas que, haciendo uso de las tecnologías digitales, mejoren su capacidad de hacer frente a los retos de la sociedad actual», como figura en la instrucción del 31 de julio de 2020.

La necesidad de que el profesorado aprenda a manejar con soltura las herramientas digitales ha llevado a que la formación en centros que imparte el CEP aumente desde los 80 cursos del año pasado a los 143 de este. Y con una gran respuesta que se traduce en la participación de 3.698 docentes.

La formación en los propios centros ha estado estructurada en ciclos de 60 horas, de las que nueve se han dedicado a los materiales presentados, otras tres a una webinar con una temática seleccionada por los colegios o institutos y el resto a las actuaciones reflejadas en el proyecto de cada centro.

Se han creado dos plataformas con los materiales, una a través de Google Clasroom y otra con Moodle centros, y los materiales se han organizado en cuatro bloques, dos referentes a estas plataformas y otros dos sobre herramientas digitales, por un lado, y cuaderno digital, Ipasen e Iséneca, por otro.

Los profesores malagueños, como los del resto de Andalucía, han tenido así acceso a todo lo necesario para adentrarse en el proceso de Transformación Digital Educativa, en los tres ámbitos de actuación fijados por la Junta: Organización y gestión de los centros docentes, procesos de enseñanza-aprendizaje e información y comunicación interna y externa.

Más allá del lenguaje administrativo, el objetivo ha sido «poner al alcance de todos los profesores las herramientas prácticas, útiles en el día a día», explica Manuel Sánchez Ortega, profesor de TIC y coordinador del Plan de Actuación Digital en el IES Universidad Laboral.

«Hemos tratado desde el primer día de que los profesores pudieran dar las clases tanto en el instituto como en remoto. Para todo esto, la formación para la transformación digital ha sido la piedra angular», añade este docente, que apunta que de una plantilla de unos 200 profesores, unos 120 han realizado la formación en centro. Además, puntualiza que algunos no la han seguido porque ya son «verdaderos expertos» y se les han proporcionado otros cursos específicos para ellos según su nivel.

El coordinador de este instituto malagueño admite que el nivel tecnológico del que partían era «irregular», con profesores con muchos conocimientos y otros que necesitaban mucha ayuda. «Hemos puesto mucho énfasis en los que tenían un nivel más justo. Les hemos puesto un puente para que sepan y puedan utilizar las herramientas digitales. Si los profesores de menor nivel estaban en un 4,5, yo creo que los hemos lanzado a un 6,5 o cercano a un 7», dice haciendo balance del curso.

Precisamente, el primer paso para poner en marcha este proceso de transformación digital en cada centro era realizar un test de competencia digital docente, la creación de rúbricas y, a continuación, el desarrollo de su propio Plan de Actuación Digital. Igualmente, tras la formación, los docentes han tenido que hacer pruebas y entregar trabajos para poder recibir una certificación que acredite su nivel digital.

Manuel Sánchez reconoce que está muy satisfecho con cómo se ha desarrollado la formación, aunque destaca que el IES Universidad Laboral ya partía de una buena situación en el aspecto técnico gracias a la labor de su director, Juan Jesús Larrubia. Sin embargo, como el resto de centros andaluces, el Plan de Transformación Digital Educativa de la Junta les ha permitido mejorar aún más sus medios con la dotación de más de 200 portátiles y otros dispositivos.

Por otra parte, el coordinador en la Universidad Laboral subraya que este mayor uso de la tecnología está permitiendo que los alumnos «integren esos dispositivos, que ellos ya manejan con total soltura, en su día a día de estudio. Algo que ha sido incluso motivador para ellos. «Cuando se normalice el año próximo, desaparecerá ese efecto, pero quedará el del aprendizaje y la potencia que dan las herramientas digitales en la formación, que es inmensa. Yo veo que el camino futuro anda en la formación adaptativa, que permite que a cada alumno se le pueda atender un poquito más personalizadamente y eso con la tecnología es posible», explica.

En este camino seguirá avanzando también el Centro de Profesorado de Málaga, que ya prepara nuevos temas para el próximo curso relacionados con la creación de materiales digitales, el empoderamiento del alumnado para ejercer un rol activo, la ciberseguridad o las estrategias de evaluación. La transformación digital está en marcha.