La asociación Málaga Comercio mostró ayer su «absoluto rechazo» a la solicitud que el Ayuntamiento ha realizado ante la Junta de Andalucía para la ampliación de la libertad horaria para el tejido comercial de la capital, lo que implicaría un aumento del número de domingos y festivos con posibilidad de apertura.

La vocal de Málaga Comercio y presidenta de la Asociación de Empresarios del Comercio Textil, Lorena García, junto a la Comisión de Comercio Interior de la Cámara de Comercio, mantuvo una reunión con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y con la concejala del ramo, Elisa Pérez de Siles, para solicitar al Consistorio que aplace la petición para modificar el actual marco de Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT), vigente hasta final de 2022. García explicó que la respuesta del Ayuntamiento fue negativa y lamentó que no se haya contado con «los comerciantes de barrio» antes de cursar la solicitud a la Junta.

«Queremos que se realice un estudio para saber la incidencia de esa medida en el comercio local y también que podamos diseñar estrategias de futuro para mejorar la competitividad de los negocios, muy afectados por la pandemia», apuntó la representante de Málaga Comercio, que recordó que las ventas en el sector han caído un 30% en el último año.

García criticó que los comerciantes tengan información de los planes del Ayuntamiento. «Vamos a informar a nuestros asociados y pensamos movilizarnos de algún modo. Nos están dando pisotones por todos lados, y este es otro elemento que contribuye a hundirnos. Sólo queremos algo de tiempo hasta que tengamos los estudios y esta situación de anormalidad que ha generado la pandemia haya pasado», afirmó.

El Ayuntamiento ha alegado en varias ocasiones que su intención es igualar las condiciones de la capital a las de otros municipios de la Costa del Sol y se apoya en una sentencia del Tribunal Supremo en relación a la ZGAT.