Hace unos 18 o 20 años, cuando el Cementerio Inglés era todavía un rincón ‘indómito’ sin una fundación que lo protegiera y encarrilara, el que firma estas líneas localizó junto al lateral derecho de la iglesia anglicana de Saint George, bajo un improvisado chambao ocupado por hojarasca, tiestos y restos varios, una lápida que perteneció a John Goodnow, cónsul general norteamericano en Shanghái.

El señor Goodnow nació en 1858 y murió en Málaga en 1907, a los 49 años. Durante su puesto como cónsul general en la segunda ciudad más importante de China, en la que permaneció ocho años al frente del consulado, sin duda viviría con preocupación la rebelión de los boxers en la capital del país, la reflejada en la famosa película ‘55 días en Pekín’.

La lápida probablemente desapareciera pero al menos quedó testimonio gráfico.

El caso es que este desconocido cónsul es sólo una exótica pincelada histórica del camposanto protestante más antiguo de la España peninsular, uno de los cementerios más fascinantes y hermosos de nuestro país.

Como saben, en las tierras orientales en las que trabajó este diplomático, nacido en Illinois, se dio a conocer un desdichado coronavirus que ha dado al traste con la economía de casi todo el planeta.

También se vio tocado el Cementerio Inglés de Málaga, que ante la falta de visitantes, su gran fuente de ingresos, y al tener que afrontar unos gastos fijos de 30.000 euros al año, la Fundación Cementerio Inglés de Málaga, que lo gestiona desde 2006, decidió cerrarlo entre semana y sólo abrir los sábados y domingos para ahorrar costes.

La esperanzadora noticia, nos informa una portavoz de la Fundación, es que, cuando menos, el público está respondiendo estos meses y lo visita bastante los fines de semana. Además, un grupo de voluntarios se encarga de mantener el jardín a punto, lo que es más que meritorio.

En todo caso, el camposanto viene hoy a colación porque el próximo martes, 18 de mayo, se sumará al Día Internacional de los Museos y abrirá sus puertas al público desde las 11 de la mañana a las 8 de la tarde.

Además, el sábado siguiente, el 22 de mayo, volverán los eventos culturales con la actuación a las 9 de la noche del grupo Último Trovador, que presenta ‘Mademoiselle Traviata’ (entradas en Eventbrite).

¿ Estamos ante unos ‘brotes verdes’?, puede, pero la fundación sigue esperando el respaldo decidido de empresas y administraciones, algo que todavía no se ha producido.