El Hospital Virgen de la Victoria ha conseguido mejorar la calidad de vida de casi 2.000 pacientes que padecen diabetes tipo 1 desde que se inició el programa de implantación de un dispositivo de monitorización subcutánea de glucosa a través de sensores, en concreto el sistema Free Style Libre. La Consejería de Salud y Familias ha autorizado su uso, lo que permite que el paciente pueda realizarse los test de glucemia sin necesidad de tener que practicarse ninguna punción, siendo mucho más cómodo.

Mediante este sistema avanzado los usuarios que lo portan pueden compartir la información de sus glucemias a través de una plataforma en la que tienen que darse de alta previamente para autorizar al servicio de Endocrinología y Nutrición del centro sanitario, desde donde son controlados a distancia por parte de sus profesionales.

De este modo, los pacientes diabéticos tipo 1 sólo deben desplazarse al hospital en el caso de que se produzca alguna incidencia que precise una consulta de tipo presencial por parte del equipo de Endocrinología del Hospital Virgen de la Victoria.

Los medidores de glucemia subcutáneos disponen de sensores que deben ser cambiados cada 14 días por los mismos usuarios, por lo que es necesario que sepan realizar esta tarea.

Talleres de formación para los usuarios

El sistema de monitorización de la glucosa por vía subcutánea necesita del adiestramiento previo de los pacientes y/o a veces de sus familiares o acompañantes, pues muchos de ellos son menores o adolescentes, por ello, el servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Virgen de la Victoria, a través del hospital de día de este área asistencial, ha llevado a cabo talleres para que los usuarios y acompañantes aprendan a manejar estos sistemas que evitan molestas punciones.

Paciente diabética aprendiendo a usar el sistema de monitorización subcutánea La Opinión

Además, estos talleres se han dividido en dos sesiones, una de ellas inicial para saber manejar este sistema y otra sesión más avanzada para saber interpretar la información y aclarar todas las dudas que puedan surgir. También se ha habilitado un número de teléfono al que pueden acceder los usuarios para cualquier duda.

Agustín Martos, el supervisor de Enfermería del servicio de Endocrinología y Nutrición ha explicado que “todos los pacientes y sus familias han reaccionado de forma muy positiva y colaboradora para la utilización de este tipo de procedimiento de alta tecnología, ya que supone un gran avance al permitir al paciente tener el control en todo momento sobre su estado de glucemia”.