«Siendo firme la sentencia (...) comuníquese a la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía (...) a fin de que una vez acusado recibo, en el plazo de diez días, la lleve a puro y debido efecto».

Estas líneas corresponden a la sentencia firme de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJA, dictada el 4 de junio de 2019 y que ordenaba a la Consejería de Cultura incoar el procedimiento para revisar y actualizar la figura de protección que amparaba la carpintería de ribera de la playa de Pedregalejo porque no incluía el único sitio donde actualmente se lleva a cabo en el barrio: los Astilleros Nereo.

La decisión judicial suponía además una amonestación para la Consejería de Cultura, ya que estimaba que se había producido «una vulneración del principio de igualdad», dado que la Junta de Andalucía sí había incluido los astilleros de Coria del Río (Sevilla) cuando en 2003 inscribió la carpintería de ribera de esa zona en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, pero sin embargo se olvidó de hacer lo mismo con los astilleros de Málaga Este cuando protegió la actividad en 2008.

A Alfonso Sánchez-Guitard, de Astilleros Nereo, estos dos años de espera no le cogen por sorpresa. «Tenemos información de que están esperando el proyecto de Urbanismo para los Baños del Carmen, cuando tenía que ser al revés, porque si esto es un BIC y no lo tienen contemplado, lo que hay que cambiar es el proyecto, como tendrán que hacer con el Balneario del Carmen», sostiene.

A este respecto, Alfonso Sánchez-Guitard señaló que «clama al cielo, que el restaurante del balneario tenga interés etnológico, lo que me parece muy bien -en referencia a la petición de Urbanismo para que los Baños del Carmen sea BIC-, cuando los Astilleros Nereo están en todos informes».

A su juicio, Cultura «puede incurrir en prevaricación por omisión, porque le dieron diez días para cumplir la sentencia».

El responsable de los Astilleros asegura tener información de que la intención final es trasladar Nereo a la parcela de los Baños del Carmen, a la planta baja del equipamiento previsto. «Así, cada vez que clavemos un clavo, y se clavan muchos para hacer una jábega, se escuchará en todo el edificio. La propia Delegación de Cultura dejó constancia en 2008 de que esta actividad, la carpintería de ribera, se tiene que hacer en la playa», subrayó.

«Si la resolución de Cultura no se cumple como señala la sentencia presentaremos una querella por prevaricación», anunció.

Interior de los astilleros en una foto de archivo. | GREGORIO TORRES

Respuesta de la Junta

Por su parte, la delegada de Cultura, Carmen Casero, aseguró a La Opinión que no iba a entrar «en provocaciones ni presiones de ningún tipo». «El trabajo será meticuloso y amparado por los servicios públicos. Los técnicos están en ello, pronto estará y lo haremos público», añadió.

En 2017, el Comité Nacional Español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), organismo asesor de la Unesco, pidió en un informe «la declaración específica de Bien de Interés Cultural, en la tipología de Paisaje Cultural, para el conjunto formado por la franja costera que va de los Baños del Carmen al arroyo de Jaboneros, además del barrio de pescadores de Pedregalejo, Nereo y el eucaliptal entre el Balneario y los astilleros.