Una semana después de que el TSJA suspendiera, a instancia de la Asociación Ruedas Redondas, dos artículos de la Ordenanza de Movilidad que prohibían expresamente a las bicicletas discurrir por aceras y zonas peatonales, continúa la polémica. El PP ha presentado hoy una moción en la que propone al Ayuntamiento que inste a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), el Ministerio del Ingerior y a la Dirección General de Tráfico (DGT) que se pronuncie sobre este fallo judicial que suspende cautelarmente este articulado. El PP no tendrá problemas para sacar esta moción adelante, ya que cuenta con mayoría gracias a Cs y al edil no adscrito Juan Cassá.

Dice el PP que esta norma de ámbito local "se limita a extrapolar el articulado del Reglamento General de Circulación, que es una norma de carácter estatal y de obligado cumplimiento, no sólo por nuestra ciudad sino por todos los municipios españoles". Ese reglamento recoge, han explicado hoy en rueda de prensa la portavoz municipal del PP, Elisa Pérez de Siles, y el edil de Movilidad, José del Río, "que la circulación de toda clase de vehículos, en ningún caso, deberá efectuarse por las aceras y las zonas peatonales". Y luego define como vehículo, incluso, a las bicicletas. "Es decir, el margen con el que cuenta un Ayuntamiento para permitir que las bicicletas circulen por la acera no es que sea pequeño, es que es inexistente, ya que los consistorios no pueden aprobar normativas contrarias a otras de rango superior". E indican en la moción: "Dicho de otro modo: las bicicletas no han sido expulsadas de las aceras por la ordenanza municipal, sino por la normativa nacional en vigor".

Recalcan los ediles populares que, para que los ciclistas puedan circular por la acera, es necesario modificar el Reglamento de Circulación y eso solo puede hacerlo el Gobierno central. "No es cierto que a raíz de la suspensión cautelar de dos artículos de la ordenanza permita que las bicicletas vuelvan a las aceras. Mientras el actual Reglamento está en vigor, con independencia de lo que ocurra con la ordenanza municipal, las bicicletas seguirán sin poder transitar por las aceras. Por tanto, quienes invitan a los ciclistas a volver a conquistar las aceras están invitándoles a incumplir una norma estatal, lo que no parece responsable".

Recuerda el PP, que tras una consulta a la DGT, este organismo sentenció: "En ningún caso posibilita la autorización de la circulación de los vehículos por espacios de tránsito exclusivamente reservados por la ley a los peatones".

Añade, de nuevo, el viejo argumento de que la Junta no hizo ni uno solo de los kilómetros de los carriles bici a los que se comprometió en su día, asegura que es legítimo "debatir acerca de si la ciudad de Málaga tiene una red de carriles bici adecuada a sus necesidades" e insiste en que el Consistorio tiene previsto ir ampliando la red ciclista. Añade el PP, además que, con independencia de lo preparadas que estén o no las ciudades españolas, "en ninguna pueden circular por las aceras, y allí donde eso ocurra, se está incumpliendo una normativa estatal".