La Policía Nacional ha detenido en Málaga a un hombre y a su novia, ambos de 21 años y nacionalidad española, por presuntas estafas en la adquisición de teléfonos móviles a través de portales de compraventa de productos en Internet. Hasta la fecha han sido localizados 15 afectados en distintas localidades del país.

Según las pesquisas, los arrestados contactaban con particulares que tenían a la venta sus terminales y, después de ganarse su confianza, facilitándoles documentación personal falsa y un 'pantallazo' de una supuesta transferencia que no llegaba a materializarse por el importe pactado, recibían los efectos en un domicilio de la capital malagueña.

Desde la Comisaría provincial han explicado en un comunicado que la investigación se inició en abril, a raíz de una serie de denuncias presentadas en diferentes localidades de la geografía nacional, donde las víctimas referían haber sido estafadas tras poner unos artículos a la venta en Internet, principalmente teléfonos móviles y tabletas.

Agentes del grupo de investigación de la Comisaría de Distrito Centro de Málaga establecieron un dispositivo para identificar a los receptores de los artículos adquiridos fraudulentamente. Así, el operativo llevó a la detención de un hombre y de su pareja, quienes recibían los productos en el domicilio del abuelo de uno de ellos --ajeno a la trama-- en el Centro de la capital.

Según las indagaciones, los investigados contactaban con los vendedores y, una vez acordado el precio de compra --no solían regatear--, remitían un pantallazo de la transferencia, que supuestamente no se había llegado a materializar en el sistema al haberla anulado nada más obtener la captura de pantalla como justificante, y así continuar con el presunto engaño.

Además, también proporcionaban documentación personal presuntamente falsa para dar una mayor credibilidad a la operación, han precisado desde la Policía Nacional.

Continuando con la estafa, y tras recibir los artículos, a los pocos días los investigados, al parecer, se ponían en contacto, nuevamente, con los anunciantes para informarles que se habían confundido con el importe transferido --abonando de más--, solicitando, para desbloquear la operación, una transferencia por el valor pagado en exceso.

Según ha indicado, algunas víctimas cayeron nuevamente en este segundo engaño. Finalmente, antes de que la víctima sospechara que había sido engañada y denunciara los hechos, la trama vendía los productos en establecimientos físicos de compraventa de productos usados a terceros.

Los agentes encargados de la investigación han localizado, hasta el momento, a 15 perjudicados en distintas localidades del país, no descartándose que haya más afectados. Así, han intervenido a los detenidos una tableta que acababan de recibir de uno de los perjudicados, un teléfono móvil de última generación dispuesto para la venta y un terminal recientemente vendido.