Nueva línea de ayudas al alquiler de viviendas del Consistorio malagueño. Así, este plan de ayudas se dedicará a las personas y familias más afectadas por la crisis pandémica del coronavirus y se debatirá y aprobará mañana en un consejo extraordinario y urgente del Instituto Municipal de la Vivienda.

Así, esta línea de ayudas va dirigida a aquellas personas que, siendo arrendatarios de una vivienda habitual, acrediten estar en situación de vulnerabilidad económica y social sobrevenida a consecuencia del covid-19 y no reciban otra ayuda de planes al alquiler municipales.

Eso sí, han de estar incluidos en un ERTE, desempleadas, o habrán de haber sufrido una disminución en su jornada laboral y a autónomos que hayan visto reducido el volumen de facturación de su actividad al menos en un 30%, situaciones todas ellas provocadas por la crisis económica generada por la pandemia. Así, se destinan 1,2 millones de euros a unas 650 familias de Málaga. Es para el pago del arrendamiento de la vivienda habitual y permanente.

Se darán 1.800 euros por unidad familiar, es decir, 300 euros al mes y hasta un máximo de un semestre. Los ingresos anuales de la unidad familiar o de convivencia no podrán superar tres veces el IPREM, aproximadamente 23.725 euros. Límite que se incrementa un 15% por cada hijo a cargo. Por ejemplo, en relación a una pareja con un hijo, este límite se sitúa en 27.285 euros.

Las solicitudes podrán presentarse tras su publicación en el BOP, lo que ocurrirá a mediados de junio. El plazo es de dos meses y todos los trámites se realizarán en la sede electrónica municipal.

Por otro lado, se ha remitido al IMV un plan de ayudas a familias en riesgo de exclusión social que, siendo beneficiarias ya de un programa de ayudas municipales, una vez estas hayan cesado mantengan la misma situación. Eso sí, han de acreditar la realización de cursos de formación, entrevistas de trabajo o las que, aún contando con un empleo, sus ingresos no son suficientes para salir de su situación. A este plan se destinan 350.000 euros. Contempla ayudas de un máximo de 2.310 euros por familia para el pago del alquiler durante doce meses. Se beneficiarán de esta medida más de 150 familias.

Desde 2015, dice el Consistorio, se han aprobado programas de ayudas por 12,26 millones de euros que han ido a 995 familias. De estas, actualmente permanecen 638 familias.