La Diputación de Málaga destinará una partida de 2,5 millones de euros para ayudas destinadas a la creación de empleo en la provincia. Bajo el nombre de "Plan Primera Oportunidad y ayudas a la contratación de desempleados de larga duración", el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, y el vicepresidente primero, Juan Carlos Maldonado, han presentado este proyecto con el objetivo de "combatir el desempleo".

Este paquete se divide en tres programas de apoyo a la contratación de desempleados de larga duración, a los jóvenes universitarios o titulados en FP sin experiencia laboral y a trabajadores que han perdido su empleo a causa de la pandemia. Tres planes cuyas bases se publicarán en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), los días 15 y 23 de abril y las convocatorias se pondrán en marcha en los próximos días: "La Covid ha elevado la cifra de parados en la provincia a 200.000 y por ello las ayudas son más necesarias que nunca", señala el vicepresidente. 

"La Diputación está para ayudar a los malagueños. y continuamos en esa línea de reactivación económica de la provincia, en estos momentos la recuperación tiene que ser una de nuestras grandes prioridades. La vacunación y el empleo es nuestro objetivo fundamental", asegura Salado.

Y añade que estos planes se unen a otras medidas adoptadas por la Diputación de Málaga a través del Plan Málaga que suman un total de 9,3 millones de euros. En este sentido, ha concretado que se han dedicado más de dos millones de euros a pagar las cuotas de los autónomos, con la posibilidad de que un autónomo reciba hasta 4.000 euros; otros 1,8 millones de euros dirigidos a impulsar la contratación de desempleados por parte del tejido empresarial; 2,3 millones de euros para la hostelería y la restauración, especialmente perjudicados en esta crisis; 950.000 euros dirigidos a la industria y al comercio agroalimentario; y 2,1 millones de euros para las empresas del sector textil, de la moda, de la artesanía o las nuevas tecnología.

Plan Primera Oportunidad

Esta ayuda está destinada universitarios y estudiantes que han cursado la FP. Para ello se ha destinado a los titulados de grado 900.000 euros, y a los graduados en formación profesional, una cuantía de 600.000 euros; todo ello con el objetivo de facilitar el acceso de los jóvenes al mercado laboral, consolidar nuestras empresas facilitándoles mano de obra cualificada y evitar la fuga de talentos sobre todo en el interior de provincias. Ambos planes cuentan con el mismo tipo de subvención y contemplan un contrato de prácticas para menores de hasta 30, hasta 35 en caso de discapacidad. Los requisitos a cumplir deben ser estar dado de alta como demandante de desempleo en el Servicio Andaluz de Empleo y tener registrada la titulación.

Podrán ser beneficiarios de estas subvenciones aquellas empresas, autónomos y profesionales que contraten por un periodo de 6 a 12 meses y mediante la modalidad de contrato de trabajo en prácticas. El importe de la subvención será del 85% del coste salarial y de Seguridad Social para empresas en municipios menores de 20.000 habitantes y del 70% en los municipios mayores de 20.000 habitantes de la provincia de Málaga.

La tasa de desempleo juvenil en la provincia es del 40%. Estas y las ayudas se dirigen para los que los contratan por primera vez y abren posibilidades de quedarse en la empresa. Sin experiencia no hay empleo, sin empleo no hay experiencia, y ese círculo vicioso queremos romperlo con este plan por ello impulsamos a las empresas a que contraten a jóvenes”, agrega Maldonado.

Contratación de desempleados de larga duración

Se trata de un programa dotado 600.000 euros que permitirá la formalización de contratos laborales, tanto indefinidos como temporales, con un mínimo de seis meses de duración, destinados a personas mayores de 30 años que llevan más de un año inscritas en el Servicio Andaluz de Empleo. 

En el caso de los contratados indefinidos la franja de edad se sitúa entre los 33 hasta los 44 años, y se bonificará con hasta 10.000 euros a la empresa o autónomo que les contrate, y si tiene 45 años o más, la dotación económica será mayor, de hasta 13.000 euros, "ya que entendemos que a partir de esta edad es más difícil su reincorporación al mercado laboral", indica Maldonado.

Por su parte, los contratos eventuales, la empresa que contrate a personas de entre 30 y 44 años percibirá 4.000 euros por los primeros seis meses, y 400 euros por cada mes añadido de contrato hasta alcanzar la duración máxima de un año. Y para mayores de 45 años, la cantidad que recibirá el empresario o autónomo que contrate será de 6.000 euros por los primeros seis meses, y 600 euros por cada mes añadido de contrato, también con una duración máxima de un año. Para los contratos a media jornada, la cuantía de estas subvenciones se calculará en proporción a las horas suscritas en relación a los contratos de jornada completa.

Desempleados debido a la crisis derivada de la Covid-19

En cuanto al programa de apoyo a desempleados debido a la crisis derivada del Covid-19, dotado con 400.000 euros, permitirá la formalización de contratos laborales tanto indefinidos como temporales con un mínimo de 6 meses de duración. 

Sobre las ayudas para los contratos indefinidos (con una contratación de al menos dos años), para parados de entre 30 y 44 años, habrá una dotación de hasta 8.000 euros para la empresa o autónomo que les contrate. Y, por otro lado, para la contratación de mayores de 45 años, se ha aumentado la dotación hasta los 11.000 euros.

Y, en el caso de los contratos eventuales, la empresa que realice un contrato a personas de entre 30 y 44 años percibirá 3.200 euros por los primeros seis meses y 320 euros por cada mes añadido de contrato hasta alcanzar la duración máxima de un año. Para las contrataciones a mayores de 45 años, la cantidad que recibirá el empresario o autónomo será de 4.400 euros por los primeros seis meses y 440 euros por cada mes añadido de contrato, también con una duración máxima de un año. Para los contratos a media jornada, la cuantía de estas subvenciones se calculará en proporción a las horas suscritas en relación a los contratos de jornada completa.