El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, se ha comprometido hoy a convocar un debate sobre el estado de la ciudad este año, después de calificar así una moción socialista en la que el PSOE proponía hasta cinco acuerdos que afectaban prácticamente a todas las áreas de gobierno. No en vano, este periódico ha titulado así la previa de la sesión plenaria de mayo, que se celebra hoy: un Pleno que se convierte en un debate del estado de la ciudad, al estar trufado el orden del día de los temas que siempre han sido objeto de polémica y coincidir con los dos años de mandato.

"Tiene mi compromiso firme de hacer un debate sobre el estado de la ciudad, dentro de este año seguro, buscaremos la fecha más adecuada", ha dicho el regidor malagueño, a lo que Daniel Pérez ha apostillado: "Si no lo hace usted, lo haremos nosotros, tenemos que debatir, hablar de Málaga". Paqui Macías, viceportavoz de Podemos e IU, también lo ha pedido en el debate de la moción socialista: "Esperamos que se convoque el estado de la ciudad". El regidor ha recriminado a Pérez que meta tantos asuntos en una misma moción: "Si hay que hacer un debate sobre el estado de la ciudad, lo hacemos".

En cuanto a los acuerdos de esta moción, han sido rechazados los siguientes: incorporar modelos participativos para dar respuesta rápida y eficaz a la situación del SARE en Cruz de Humilladero y Huelin, instar al equipo de gobierno a hacer consultas ciudadanas para el Astoria, el Hotel del Puerto o Repsol e instar al ejecutivo local a abordar, en el Consejo Social, la falta de modelo de ciudad y la desigualdad en los barrios. Han sido aprobados por unanimidad, tras sendas mociones de Noelia Losada, portavoz de Cs, al texto socialista: instar al equipo de gobierno a seguir impulsando, junto a la Junta, el desbloqueo del parque de Arraijanal y el plan del Guadalmedina, e ir aumentando paulatinamente las bonificaciones para la plusvalía por herencia de familiares del primer grado.

El debate ha sido duro y bronco y ha versado acerca de los dos modelos de ciudad que poseen equipo de gobierno y oposición. El alcalde ha indicado que los políticos deben transmitir a la gente que "esté orgullosa de vivir en Málaga, hay muchas razones para ello". Y luego el regidor ha dicho que "este modelo de ciudad es un modelo de ciudad de éxito, un modelo que otras ciudades quieren tener, quieren imitar", ha recordado el fracaso educativo, del que ha responsabilizado a la Junta socialista, y ha sacado pecho del turismo cultural que sirve para atraer turismo de calidad y congresos, además de generar empleo, o ha destacado la llegada de empresas tecnológicas como Google o Dekra y la apuesta por el Polo Digital. Sobre los barrios, ha indicado que hay 437 parques infantiles, más de 400 espacios cedidos a asociaciones, más de 10 millones de metros cuadrados de zonas verdes y más de 5.000 VPO realizadas y se siguen haciendo, además de ejecutar la iniciativa privada viviendas en alquiler.

Pérez, por su parte, ha dicho que la movilidad "es un caos", y ha pedido al regidor que no se ponga "medallas que no son suyas" en relación a Google, aunque "Putin y otros ya se las ponen por traer museos". Ha hablado el líder socialista de una Málaga inacabada, en referencia a los terrenos de Repsol o el Guadalmedina, y una Málaga "abandonada", en referencia a los barrios y a las desigualdades existentes, criticando que se meta "la mano en el bolsillo" de los obreros por la zona azul, por ejemplo, o el aumento de 56 a 84 cargos de confianza.

Losada ha ironizado con que se trata de "una moción de mociones" y Paqui Macías ha señalado "los pelotazos que benefician a unos pocos", criticando todos los proyectos privados como Martiricos o la Térmica.