Aunque hace dos años que la pandemia aparcó el tradicional concurso de patios de El Perchel y La Trinidad, en este último barrio han puesto remedio con un concurso de balcones que ya va por la segunda edición y quiere continuar muchas más.

«Con independencia de que vuelvan los patios, nosotros queremos recobrar la tradición, que es muy antigua en el barrio, y a ver si pudiéramos hacer la verbena que antes se celebraba», comentaba ayer a este diario Diego Carnero, de la Mesa de la Trinidad.

El año pasado fueron los hombres de la mesa del trono de la Virgen de la Trinidad quienes comenzaron con la iniciativa, que este año ya implica a 155 balcones del barrio, que estarán engalanados al menos con reposteros con la imagen de la Virgen, mientras que una quincena de ellos se ha apuntado al concurso.

El certamen lo hacen coincidir con el día en que la Virgen de la Trinidad procesiona por el barrio, una fecha que siempre es la tarde anterior al día de la Santísima Trinidad. En este caso, la Virgen habría salido el sábado 29 de mayo y el 30 es su festividad.

Dos balcones adornados en la calle Jaboneros. Álex Zea

«El día 30 el jurado visitará los balcones y la semana que viene entregaremos los premios», comenta Diego Carnero, que explica que la Mesa ha costeado su parte en el concurso con la venta de camisetas con el rostro de la Virgen.

Los galardones consisten en 150 euros para el primero, 100 euros en comida para el segundo y 50 para el tercero. Los premios en alimentos son un obsequio de supermercados Maskom, que también se ha sumado.

«El propósito es ir recuperando las tradiciones del barrio», explica Juan Romero, presidente de la Asociación de Vecinos de Trinidad-Centro.

En corralones de la calle Jara, que mantienen sus patios llenos de plantas todo el año, han aprovechado para engalanar los balcones.

Carmen, que vive en el 2-4, cuenta que los vecinos ponen el dinero entre todos para mantener tan hermoso el corralón. Ella, además, es una veterana que ha vivido la gran transformación del barrio: «Aquí llevo 29 años, pero yo nací en el derribo aquel -señala-, como mis padres y mis abuelos. He conocido los corralones, todas las casas y aunque por dentro la máquina está regular, aquí sigo», destaca.

Y mientras unas vecinas colocan un mantón, Gabriel, artista flamenco que vive en el corralón vecino, recuerda lo mucho que los vecinos han mejorado el sitio donde viven, «porque antes esto era como una cuadra de caballos».

30

Concurso de balcones del barrio de la Trinidad Álex Zea

No muy lejos, en la calle Jaboneros, Isabel explica que sus dos balcones llenos de tiestos, sillas pequeñas de anea, gallos y hasta un cenachero, los mantiene engalanados todo el año.

También hay balcones ‘en flor’ en puntos del barrio como la plaza de Montes, la calle Trinidad, la calle Churruca o la calle Carril, donde uno de ellos espera revalidar el título del año pasado. Para esta edición se presenta con la palabra ‘Trinidad’ formada por flores rosas y palomas blancas, símbolo del Espíritu Santo.

La pandemia no ha podido con las tradiciones del barrio, que está con ganas de rescatarlas.