El desarrollo de las técnicas de cirugía encaminadas a la pérdida de obesidad (cirugía bariátrica) ha situado estas intervenciones en una tasa de éxito muy alta en la que el paciente puede conseguir una reducción de su peso corporal de entre el 20% y 40%.

El Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo de los hospitales Quirónsalud Marbella y Campo de Gibraltar es referente en este tipo de intervenciones en las que el compromiso de los pacientes sometidos juega un papel determinante en el periodo posterior a la intervención. “El objetivo de la cirugía bariátrica es la mejora de la salud del paciente a largo plazo. En la intervención procedemos a la reducción de la grasa corporal preservando la masa muscular y ósea. Esta disminución de peso debe marcar un punto de inflexión en los hábitos del paciente quien deberá orientar su pauta de alimentación hacia una dieta saludable”, explica el responsable de esta unidad, el doctor Enrique Aycart.

La implicación del paciente y concienciación de su proceso de cambio se produce en las sesiones previas a la cirugía bariátrica. El especialista de la Unidad de Nutrición le guiará en la fase preparatoria que incluye la confección de un informe clínico detallado y personalizado del estado de salud del paciente y de su estilo de vida. “Es imprescindible que abandone el hábito de tabaco porque aumenta el riesgo de complicaciones respiratorias en la cirugía, favorece la aparición de úlceras y dificulta la cicatrización. Igualmente es muy conveniente que inicie las semanas previas a la intervención una dieta de pérdida de peso ya que la obesidad es un factor de riesgo de la cirugía”, detalla el cirujano de los hospitales Quirónsalud Marbella y Campo de Gibraltar.

Para garantizar una evolución favorable, el ejercicio físico diario progresivo tanto en frecuencia como en intensidad es imprescindible. El paciente siempre será orientado en esta etapa posterior para alcanzar sus metas en la de una rutina deportiva y en el seguimiento de su estado nutricional ya que será necesario un programa de suplementación que corrija los déficits nutricionales de proteínas, vitaminas y minerales, frecuentes después de este tipo de intervenciones.