El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, inauguró ayer sábado la nueva unidad especializada para tratar pacientes afectados por un ictus del Hospital Virgen de la Victoria, que beneficiará, aumentará la supervivencia o mejorará el pronóstico de más de un millar de afectados de alta complejidad al año.

Bendodo, además, visitó las obras que empezaron hace unas semanas en el mismo Hospital a través del Instituto de Investigación Biomédica (IBIMA), entidad en la que se integran tanto el Hospital Clínico como el Regional y la UMA, para duplicar los espacios destinados a la investigación científica, con una inversión de más de un millón de euros.

Durante la inauguración, Bendodo destacó cualquier actuación en materia sanitaria es prioritaria para el Gobierno andaluz pero esta nueva unidad de ictus, con una inversión de casi 180.000 euros, tiene especial importancia porque hasta ahora quienes sufrían un ictus en Málaga solo podían ser atendidos de manera especializada en el Hospital Regional. «Hoy, el Gobierno andaluz termina con esa carencia que sufría la provincia poniendo en marcha esta nueva unidad», agregó el consejero.

Asimismo, incindió en que esta unidad de ictus del Clínico incrementará las oportunidades de supervivencia y de reducción de secuelas de los pacientes que sufran un ictus en esta área sanitaria. Bendodo hizo hincapié en la apuesta indudable del Gobierno andaluz por la sanidad y incindió en que las prioridades son dos: vacunación y recuperación del empleo. «Hoy, el Gobierno andaluz termina con esa carencia que sufría la provincia poniendo en marcha esta nueva unidad».

En este sentido, subrayó que ayer se batió un nuevo récord en Andalucía, ya que se superó por primera vez en la comunidad las 100.000 vacunas puestas en un solo día. «Estamos ganándole terreno al Covid-19»,destacó Bendodo antes de señalar que la campaña de vacunación en Andalucía está siendo un ejemplo de cómo hacer bien las cosas.

Igualmente, explicó que, en Andalucía, los trabajadores esenciales que recibieron Astrazéneca en la primera dosis, tienen libertad para elegir en la segunda dosis la misma o Pfizer.

Andalucía presentará un documento de conformidad a estas personas como ha pedido el Ministerio de Sanidad, pero Bendodo indicó que no es obligatorio y que quien no quiera firmar, no firmará y se podrá vacunar perfectamente, al tiempo que ha reclamado al Gobierno que hable claro y no cree incertidumbre en una situación tan complicada.