El concejal socialista Salvador Trujillo ha exigido al Ayuntamiento de Málaga "que acelere todo lo posible las obras de saneamiento de agua, competencia de Emasa, en el Camino de la Cizaña", porque está cortada desde hace cinco meses la carretera que conecta la playa del mismo nombre con la rotonda de acceso del campo de golf desde la autovía A7.

Según el socialista, "el retraso en el remate de los trabajos repercute muy negativamente en la economía de varios chiringuitos de los que vive medio centenar de personas", además de "obligar a centenar y medio de familias residentes de la urbanización La Cizaña a dar un gran rodeo para acceder a sus casas", asegurando que "estas familias se sienten aisladas".

Asimismo, el edil ha informado de que estas obras de canalización del saneamiento comenzaron en julio de 2020, "cortando el único acceso de entrada de la carretera a La Cizaña desde el campo de golf".

Además, ha continuado, estos trabajos tienen un plazo de ejecución de seis meses, "pero tras más de nueve meses para terminar la obra los empresarios de los chiringuitos de la playa están muy preocupados porque sus negocios se ven afectados por la falta de clientes".

De hecho, ha incidido, "algunos de ellos afirman que incluso durante los momentos más duros de la pandemia habían tenido más clientes que ahora", ya que con el cierre de la carretera "es difícil que malagueños y turistas encuentren el lugar al tener que entrar por la carretera de Los Álamos, dando la vuelta por Torremolinos".

Según ha recordado el PSOE en un comunicado hace semanas, el edil socialista envió una pregunta al área de Urbanismo, que ha sido contestado en otra misiva por el edil delegado de Urbanismo, Raúl López. Según Trujillo, en esta carta "se nos informa que a la obra de canalización de Camino de La Cizaña y la carretera del campo de golf en Guadalmar se le concedió licencia de obra para su ejecución julio del año 2020, con una duración máxima de seis meses".

"Luego, hace cuatro meses que las obras deberían haber finalizado en Camino de La Cizaña, además de las zonas restringidas abiertas. Esto no es justo ni razonable para nadie", se ha lamentado Trujillo durante una reunión con vecinos y empresarios de la hostelería del lugar. Por eso, el edil socialista conmina a que "de manera urgente se inste a Emasa a la terminación y retirada de elementos que distorsionan el normal funcionamiento de la calzada y de sus aledaños".

Durante la visita a los negocios de la playa de La Cizaña, el socialista ha hablado con Franco, empresario de un chiringuito que se encuentra "francamente desesperado", porque "esta obra nos va a llevar a la ruina. Trabajamos mi familia y yo en el chiringuito 'En la frontera' y hemos perdido casi el 80 por ciento de la clientela por culpa del cierre de la carretera de La Cizaña, algo que afecta también a los vecinos de Gutiérrez y de la urbanización".

Según este empresario, "llevamos cuatro meses de infierno que no sabemos si vamos a remontar. Y lo que es peor, el Ayuntamiento no nos escucha, luego no sabe que estamos desesperados a las puertas de la campaña de verano. De hecho, incluso durante la parte más fuerte de la pandemia he tenido más clientes que ahora".