La comisión de Transparencia se ha celebrado hoy, a los dos años justos de mandato, su ecuador, sin que se haya convocado ni una sola vez en ese periodo. Ello ha motivado las críticas de la oposición. Así, los socialistas, por boca de su edil Rosa del Mar Rodríguez, han aludido a "la opacidad tremenda" del equipo de gobierno no sólo por no haber celebrado antes la sesión, sino también por haber sufrido la negativa a incluir en el orden del día las dos mociones planteadas: una relativa al procedimiento judicial que se sigue contra un exdirectivo de Promálaga y otra sobre las cantidades percibidas por la adjudicataria del CAC.

Remedios Ramos, portavoz de IU y Podemos, también se expresó de la misma manera: "Hemos tardado dos años en convocar por primera vez la comisión de Transparencia, lo que supone una falta de transparencia y de democracia".

Rodríguez, por su parte, ha dejado claro el malestar del PSOE "por tardar dos años en constituir la comisión, no nos levantamos de aquí, tras rechazarse nuestras dos mociones, lo que da muestras de una opacidad tremenda; no nos vamos a levantar porque somos el PSOE, un partido de gobierno". Las mociones del CAC y Promálaga perseguían varios objetivos: "Poner luz y taquígrafos, transparencia, a lo que pasa en Promálaga y en el CAC. Qué ha pasado con el exdirector de Promálaga, cuyo despido nos costó 180.000 euros", ha indicado, en relación al procedimiento que se sigue contra él por las supuestas "mordidas del 10%".

Ruth Sarabia, edil de Participación Ciudadana y Transparencia, ha contestado que no se trataba de dos mociones, sino de dos propuestas, lo que implica que, según un informe de la Secretaría General, no podían ser incluidas en el orden del día. Ha destacado que, en el caso de Promálaga, se pedía toda la información disponible, incluida la que tiene la autoridad judicial, algo que no puede hacerse, según las normas y ratifica un informe. "No se incluye no por una decisión política, sino porque la Secretaría General dice que hay que incluir mociones", ha recordado, al tiempo en que ha insistido en que la oposición cuenta con distintos medios para acceder a la información, herramientas tales como la petición de información, las vistas de expedientes, etcétera.

Minutos después de finalizar la sesión, el PSOE ha enviado un comunicado en el que su portavoz, Daniel Pérez, ha informado de que “el grupo socialista convocará un pleno extraordinario y urgente para revocar el funcionamiento opaco de la comisión de transparencia”, después de que el equipo de gobierno haya retirado del orden del día dos mociones socialistas para pedir información sobre Promalaga, con el cobro de supuestas mordidas del 10% en contratos firmados por su exdirector económico y financiero, y “sobre el Centro de Arte Contemporáneo, donde la empresa que lo gestiona ha cobrado cantidades abultadas de dinero público con el centro cerrado y sus trabajadores en ERTE”.

Por otro lado, y más allá de la refriega, se han aprobado dos mociones de IU y Podemos por unanimidad: en la primera de ellas, se insta al equipo de gobierno, como se recoge ya en el I Plan de Gobierno Abierto, a crear una plataforma digital participativa, a realizar un proceso de presupuestos participativos, a desarrollar la iniciativa 'Los barrios deciden', mediante la creación de foros y espacios de participación vecinal que sirvan para debatir y elaborar propuestas para mejorar los barrios; habilitar un espacio en la web fácilmente comprensible y con un formato muy visual para que los vecinos puedan hacer un seguimiento de las inversiones y estudiar crear un buzón ético. En la segunda de las mociones, se ha llegado a dos acuerdos: instar al equipo de gobierno a mejorar el portal de transparencia, en formato de datos abiertos y con una presentación intuitiva y pedagógica, hasta donde la Ley de Protección de Datos permita; y estudiar la creación de un buzón de transparencia económica.

Ramos, por cierto, ha vuelto a insistir en la necesidad de convocar consultas ciudadanas en los casos del SARE de Huelin y Cruz de Humilladero, el Astoria o la Torre del Puerto, así como en el espacio de Repsol.