La Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz ha admitido una queja enviada por la plataforma ciudadana Bosque Urbano Málaga (BUM), en la que alerta de los graves problemas de tráfico que creará el desarrollo urbanístico del entorno de los terrenos de Repsol, donde hay previstas 3.200 viviendas en el polígono industrial de San Rafael, cerca de mil en los actuales terrenos de la EMT, 500 en la zona de La Princesa, más los cuatro rascacielos de 35 plantas, 500 viviendas y un centro comercial en el solar de Repsol.

La plataforma argumenta que para absorber «el enorme tráfico que generarían en la zona las nuevas construcciones», se cuenta con el bulevar Adolfo Suárez, una vía con tres carriles que conectarían con la Ronda de Málaga (MA-20).

Sin embargo, recuerda la plataforma ciudadana, como adelantó La Opinión en noviembre de 2020 la Dirección General de Carreteras contestaba a BUM que había informado desfavorablemente sobre la conexión entre el bulevar y la ronda, «al incumplir la normativa vigente de carreteras».

La plataforma pide la intervención del Defensor al entender que los derechos de la ciudadanía en Málaga están siendo vulnerados, dado que el Ayuntamiento no ha corregido el PGOU y sigue impulsando el desarrollo del sector «a pesar de saber que no cuenta con las infraestructuras viarias suficientes para asegurar la correcta movilidad en la zona».