Los vecinos de la Cruz de Humilladero y Huelin que viven en las calles en pruebas del SARE y en las aledañas están llamados a sendas consultas a partir de hoy viernes y hasta el sábado 19 de junio, como adelantó hace una semana La Opinión.

Organizan la votación la plataforma ciudadana ‘No al SARE en los barrios’, junto con las asociaciones de vecinos Cooperación, Parque del Mar, Torrijos y la federación vecinal Solidaridad.

La votación se organiza ante la negativa del equipo de gobierno a una consulta ciudadana y los organizadores confían en mostrar al Ayuntamiento un importante rechazo a la implantación de la zona azul, actualmente en un periodo de pruebas de seis meses que, en teoría, finalizaría el próximo 14 de junio en Huelin y el 11 de julio en la Cruz de Humilladero.

Votaciones

En la Cruz de Humilladero las personas que deseen votar pueden consultar a través del grupo de Facebook ‘Cruz de Humilladero’ los establecimientos en los que se pueden recoger y depositar las papeletas. Además, también se podrán depositar los martes y jueves de 6 a 8 de la tarde en la sede vecinal de Cooperación, en la calle Ara, 1.

En cuanto a Huelin, este viernes a partir de las 19 horas habrá una concentración en el Parque Huelin en la que se podrá votar. Además, las urnas también se pondrán el sábado 12 de 11 a 1 de la tarde en el Mercado de Huelin y el sábado 19 de 11 a 1 de la tarde en la calle Goya. Además, pueden depositar el voto en los buzones de las asociaciones de vecinos o de forma presencial en la Asociación de Vecinos Torrijos (calle Infantes, 26) de 11 a 1 de la tarde de lunes a viernes.

Por otro lado, la organización está ultimando la lista de comercios de Huelin en los que se pueden recoger y dejar las papeletas.

Cruz de Humilladero

Lo llamativo es que, para la Cruz de Humilladero, recuerda esta semana Felipe Caras, de la plataforma ‘No al SARE en los barrios’, es la cuarta consulta a los vecinos desde 2016, pues en tres encuentros anteriores, uno de ellos con el alcalde presente, rechazaron el SARE de forma clara. «En cada consulta el rechazo ha sido más notorio, pero notamos que lo que buscan es la resignación de los vecinos», lamenta.

Felipe Caras se queja de que el Ayuntamiento no tenga en cuenta sus propios estudios sobre la zona azul, «que exigen que pueda aparcar la totalidad de los residentes y descarta los sitios con buena afluencia de transporte público».

Además, recuerda que en la Cruz de Humilladero el SARE se ha situado «en los bloques que carecen de aparcamiento propio», lo que explicaría la petición de tarjetas de residentes. «Si no le dan otra opción, en algún lugar tendrán que aparcar el coche».

El portavoz vecinal también quiere resaltar que la zona azul en el barrio «la pide un ínfimo grupo de comerciantes que son comercios especializados; la gran mayoría está en contra porque la gente acude a comprar a un barrio si los precios son más baratos; si antes de comprar hay que pagar ya no les interesa».

Huelin

Por su parte Isa Romero, representante de ‘No al SARE en los barrios’ de Huelin, señala que «seguimos demostrándole al equipo de gobierno que hay zonas que están vacías y que los vecinos no están satisfechos con esta medida».

Además, explica que en febrero, «al ver que había zonas totalmente desérticas porque los pisos tenían su aparcamiento privado» el Ayuntamiento amplió el SARE a dos calles más de bloques sin aparcamiento, «con lo cual muchos vecinos me han dicho que no están de acuerdo con la zona azul pero se tienen que sacar la tarjeta de residente y aún así, hay otros que no se la han sacado».

Por esta ampliación, Isa Romero subraya que «no se pueden comparar los datos del inicio con los de la mitad de la prueba».

La portavoz explica que las pruebas del SARE han surgido a raíz de «una minoría del sector de la restauración que ha cogido la oportunidad y que solicitaron mejoras con los aparcamientos».

Los dos portavoces han indicado que los resultados los entregarán al Consistorio. «Tanto si la gente está en contra del SARE como a favor, le daremos registro en el Ayuntamiento», apunta Felipe Caras que pide por último, «que nos traten como ciudadanos, no como clientes, porque no hay que olvidar que Smassa es una empresa mixta, no es una ONG y se nutre de beneficios».