El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha confirmado la condena de ocho años de prisión impuesta por la Audiencia de Málaga a un hombre por abusar sexualmente de una menor que se había fugado de un centro de protección y a la que dio drogas y alcohol. Así, se desestima el recurso presentado por la defensa del acusado.

Los hechos sucedieron en febrero de 2019. La víctima tenía 14 años y decidió no regresar al centro de protección en el que estaba internada por lo que estuvo «deambulando por el pueblo sin rumbo fijo». Tras encontrarla en un banco y escuchar su historia, el procesado, entonces de 38 años, le ofreció su casa para dormir.

Una vez en la vivienda, le dio alcohol y cigarrillos de polen de hachís, sin que él consumiera dichas sustancias. La joven entró en estado de intoxicación, sin conciencia ni voluntad, por lo que se retiró a la habitación que le había indicado el hombre pero se despertó en la cama de éste y con él sobre su cuerpo, «desconociendo lo que había sucedido con anterioridad, apartándose y huyendo del lecho, yendo a vomitar».

La Audiencia de Málaga lo condenó por abuso sexual con penetración a menor de 16 años, fallo ratificado ahora por el TSJA.