La Asociación de Vecinos de Pedregalejo ha pedido más agentes de la Policía Local a partir de las 2 de la mañana, coincidiendo con el cierre de los bares, para evitar las escenas de vandalismo y los ruidos que padecen los vecinos de la playa.

«Es que todo lo que pasa es a partir de las 2 de la mañana, por eso hacen falta dos parejas de agentes, como mínimo, que intimiden para que la gente no haga las cosas que hace», señaló a este diario la presidenta vecinal, Gema Delgado, que subrayó que tras la pandemia «ha salido mucha gente desbocada y hasta más agresiva». En su opinión, el cierre de los bares debería adelantarse a la medianoche, «como los restaurantes, porque esta es una zona residencial», subrayó.

La presidenta aprovechó para pedir más luz en algunos callejones, para así disuadir a quienes los usan como servicio público y otros fines.

Porque los vecinos consultados por La Opinión hablan de peleas, trapicheo de drogas, robo y rotura de tiestos con los que los propietarios adornan la calle, además de personas que orinan e incluso defecan en plena vía y también tienen que bregar con parejas en pleno acto sexual.

Trapicheo de droga en un callejón de la playa. | LA OPINIÓN

«Vivo en calle Pepote y en un callejón había una pelea de veinte personas. Eran las 2.20 de la mañana y aporrearon la ventana. Vivo sola y a mí me va a dar un infarto por culpa del vandalismo», confiesa Ana Castro, que lamenta que el barrio «parece Marbella pero por lo bajo».

A su lado está José Manuel Sánchez, que vive en la calle Tiriti y cuenta cómo, hace un par de semanas, fue despertado a las cinco de la mañana por un bromista que llamó al telefonillo a entregar un supuesto pedido. Cuando se asomó por la ventana había un gran charco de orín delante de su puerta. «Llamé a la policía y me dijeron que les estaban dando la noche y que cuando pudieran pasarían con la unidad».

Para José Manuel, las molestias a los vecinos «se han multiplicado por diez desde la pandemia y si nos despiertan a las 2, a las 3 y a las 4 y te tienes que levantar a las 6.30 para trabajar, al segundo día te vuelves loco».

«Aquí la gente hace lo que quiere, y eso que en el barrio viven muchas personas mayores y también hay familias con niños», critica Raúl García, otro vecino.

A su lado está Antonia Ruiz, de 77 años, vecina de la calle Menita, que también vive sola y que se ha topado desde con parejas «haciendo barbaridades» hasta un individuo orinando a lo largo de toda la calle. «No me puedo enfrentar a todos», explica. Ana es una de las muchas personas del barrio que, al día siguiente, tiene que salir con el cubo y la lejía a limpiar y eliminar los olores.

«Estamos a acostumbrados a que los mismos vecinos limpiemos nuestra puerta», indica Raúl García, que cree que falta limpieza municipal en Pedregalejo.

«El barrio está abandonado. Yo creo que en el mapa de Málaga está tachado», critica José Manuel Sánchez, que señala que si los vecinos fueron capaces de echar a los okupas de los Baños del Carmen con una protesta que cortó la calle Bolivia, habría que repetir para acabar con estos desmanes.

«Esto a va a reventar un día», advierte Raúl.

Respuesta del Ayuntamiento

El concejal de Seguridad, Avelino Barrionuevo, recordó ayer que sin el estado de alarma «no hay limitación de movilidad nocturna». En todo caso, indicó que para el litoral en esta época «hay un refuerzo de 12 agentes de 12 a 21 horas para controlar las playas» y para Pedregalejo en concreto, un dispositivo de cuatro agentes de la Policía Local «de 20 horas a 4 de la mañana». «A priori no nos hemos encontrado imágenes como las miles de personas en la playa de la Barceloneta», indicó.