La confluencia de Izquierda Unida y Podemos denuncia los retrasos en el proyecto acordado para la reconversión de la antigua prisión provincial de Cruz de Humilladero en un centro cultural y reclama al alcalde que «acelere la rehabilitación y adecuación del inmueble para el disfrute de la vecindad y la activación de la barriada». La concejala portavoz de la confluencia de Izquierda Unida y Podemos en el Ayuntamiento de Málaga, Remedios Ramos, comparte su preocupación por «el retraso de más de diez años desde que se recuperó el edificio de la antigua cárcel para su rehabilitación como centro cultural y social en favor de la vecindad. Es más, en 2016 se nos aseguró, tras una moción presentada por nuestro grupo, que se comenzaría la obra en 2019 y que estaría prácticamente culminada en 2022. Sin embargo, no será hasta hoy cuando se apruebe en la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) una modificación presupuestaria que permitirá la redacción del proyecto».

Ramos anunció el voto favorable de la confluencia de izquierdas a la modificación presupuestaria en el consejo de la GMU y denunció «la escasa dotación de servicios públicos existente en uno de los distritos con más alta densidad de población de Europa, por lo que la rehabilitación de la prisión provincial reactivaría una de las zonas más deprimidas de Cruz de Humilladero». «Vamos muy tarde para actuar en un edificio que se está cayendo a trozos y que ya debería estar destinado al uso social y cultural aprobado, sin olvidar que tendría que acoger un centro de interpretación de memoria antifranquista, ya que, en esta prisión provincial, que está catalogada como lugar de la memoria, hubo presos franquistas hasta la década de 1970», expuso.