Las obras en la terraza de un edificio de calle Larios, en concreto en el número 10, han creado inquietud en las redes sociales estos días y ha provocado críticas ante lo que parece una construcción desproporcionada para estos edificios de gran calado histórico y patrimonial, en la calle más famosa de Málaga.

La Opinión se ha puesto en contacto este martes con el concejal de Urbanismo, Raúl López, que ha explicado que la obra se ajusta a la licencia de obra solicitada, dado que no se trata de una obra nueva sino de "una estructura preexistente".

"Es una estructura que ya estaba antes y que fue autorizada hace unos 20 años. No hay ni un metro más en esta obra y cumple la legalidad", destacó el concejal, que indicó que envió a un inspector para comprobar este aspecto.

Se trata de una construcción, añadió el concejal, que "hoy no habría sido autorizada", a la vista de la normativa urbanística de nuestros días, pero sí que obtuvo el visto bueno hace unas dos décadas, por lo que la Gerencia Municipal de Urbanismo le otorgó la licencia para la reforma.