El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, visitó ayer las obras de rehabilitación de la segunda fase del convento de San Andrés. Un equipamiento del siglo XVI que representa uno de los recintos carmelitas más importantes del país. La segunda fase de estas obras concluirán en octubre de 2021, de forma que se ha requerido de una inversión superior a los 4,5 millones de euros.

El conjunto de la edificación, integrado por la iglesia del Carmen y el convento de San Andrés, se sitúa en un extremo del lado Sur del barrio del Perchel y tiene un gran valor histórico y cultural, por lo que se haya inscrito con carácter específico en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la categoría de Monumento (BIC), mediante Orden de 4 de septiembre de 2001 (BOJA nº 109, de 20 de septiembre de 2001) y, por lo tanto, sujeto a las determinaciones de la Ley 14/2007 de Patrimonio Histórico de Andalucía. El Ayuntamiento de Málaga ha hecho una importante apuesta por recuperar este enclave del patrimonio de la ciudad para convertirlo en un equipamiento de uso ciudadano y cultural y destinado a acciones sociales, informó el Consistorio en una nota de prensa. En la primera fase, finalizada a mediados de 2018, se ha recuperado el refectorium del antiguo convento de San Andrés, donde estuvo encarcelado el General Torrijos, espacio que se ha destinado a un espacio expositivo y administración del Centro de Interpretación Histórico. Cuenta con una superficie de 238,20 m2, formada por una sala abovedada, un vestíbulo y un aseo. También se ha destinado otro edificio del convento a la Fundación Carnaval de Málaga, que consta de tres plantas.