Ya conocen el debate que se ha instalado entre los arquitectos acerca de si, en los tiempos que corren, es mejor el urbanismo en altura, las torres; o, por el contrario, es más beneficiosa la actual ciudad horizontal, con edificios con cinco o seis plantas. En Málaga, esa diatriba sigue instalada entre los diferentes profesionales del urbanismo, aunque lo cierto es que se ha pasado de las palabras a los hechos. De esta forma, en la capital de la Costa del Sol había, a 31 de enero de 2021, un total de 13 proyectos que preveían la construcción de hasta 27 torres, un recuento efectuado por este periódico en el que se contarían desde los simples suelos reservados en el PGOU, pasando por los planes efectuados en despachos de arquitectos y propuestos tanto al Ayuntamiento como a la Autoridad Portuaria hasta los que están ya en obras. De todas estas iniciativas, hay cinco torres o rascacielos ya en obras, edificios en altura que redefinirán, sin duda, el ‘skyline’ de la ciudad.

¿Qué rascacielos están en obras? Pues ya están en construcción las dos grandes torres que AQ Acentor está levantando en Martiricos, en el lugar que ocupaba cada domingo el rastro de la ciudad; y también tienen licencia y están ya en obras las tres torres que ha diseñado el arquitecto madrileño Carlos Lamela para Metrovacesa (que impulsa dos de los rascacielos) y Sierra Blanca Estates (un edificio en altura) y que se levantan en la fachada litoral oeste, en el sector de Torre del Río (Málaga Towers). Fuentes de Urbanismo aseguran que los próximos en ponerse en marcha son los dos edificios previstos por Vía Célere en la zona de la Flex (hasta 57 metros). Ya cuentan en este sector con licencia para demoler lo que hay.

Urbanismo concedió la semana pasada al tercer edificio en altura del sector de Torre del Río, en el paseo marítimo de Poniente. Las otras dos ya estaban en marcha. Se trata de tres edificios en altura de 21 plantas que acogerán 213 viviendas de gran tamaño (una media de 70 cada torre), de entre 132 y 404 metros cuadrados, que dispondrán además de amplias vistas al litoral malagueño. Asimismo, las zonas comunes contarán con tres piscinas, una climatizada y dos exteriores, SPA, gimnasios, sala de cine privada, ludoteca y área de coworking. Para una mejor gestión y aprovechamiento, los promotores van a desarrollar una app específica. La altura de las tres torres es similar (78,5, 80,5 y 82,5 metros, respectivamente -al menos no se han conocido modificaciones posteriores de esta altura debido a las servidumbres aeronáuticas-).

La inversión total es de 225 millones de euros y se generan 1.500 puestos de trabajo. Metrovacesa invierte en sus dos torres 150 millones de euros, mientras que Sierra Blanca inyectará 75 millones. Asimismo, se acondicionan más de 39.000 metros cuadrados de zonas libres lúdicas y más de 12.000 se van a destinar a uso escolar, deportivo, social y de ocio. El proyecto ocupa una superficie total de 86.963 metros cuadrados. Alguna de las viviendas está tasada en 3,5 millones de euros, aunque el 40% de la promoción tiene un coste inferior al millón de euros. Incluso, dijeron los responsables de la promoción en una rueda de prensa, hay viviendas por debajo de los 400.000 euros. Así, las tres torres cuentan ya con licencia de obra y se levantan en Torre del Río. Por cierto, también está en construcción, casi terminado ya, el edificio de baja más siete que hay tras las torres, también para viviendas de lujo.

Por otro lado, la Gerencia de Urbanismo concedió la licencia de obras a los dos rascacielos previstos en los números 28 y 30 de Martiricos: una de ellas medirá no más de 108,7 metros y la otra, 113,10. Estas torres son promovidas por AQ Acentor y la ejecución compete a Avintia Construcción. El pasado 26 de octubre se firmó el acta de replanteo.

Se trata de dos rascacielos de 30 plantas, que albergarán 450 viviendas, para cuya ejecución se usan cuatro grandes grúas de 126 metros (unos cuarenta más que la torre de la Catedral). En concreto, la torre situada más hacia el sur contará con 252 viviendas en venta y tendrá forma de ‘Y’ para favorecer las vistas, facilitar la ventilación y la iluminación natural de las viviendas; mientras que la emplazada al norte de esta, con planta en forma de ‘T’, será para 198 viviendas en alquiler y un conjunto hotelero que irá desde la primera planta a la número 13. Estas torres serán las más altas de Málaga.

La fecha de finalización prevista es 2023. El proyecto supone una inversión de 180 millones de euros y los promotores destacan el concepto ‘smart building’, ya que los edificios tendrán gran carga tecnológico. Todo ello ha ayudado a regenerar el sector, con un nuevo parque, espacios comerciales y peatonales.

La superficie total construida es de 78.000 metros cuadrados en dos torres de 30 plantas que se alzan sobre dos sótanos con capacidad para más de 500 aparcamientos.

Entre las torres previstas, claro, hay que señalar la Torre del Puerto, obra del arquitecto José Seguí, actualmente en tramitación.