El Ayuntamiento de Málaga, a través de la Empresa Municipal de Aguas Emasa, está ejecutando una serie de actuaciones de mejora y mantenimiento en la presa del Tomillar que ha requerido el vaciado completo de la misma.

La concejala de Sostenibilidad Medioambiental Gemma del Corral, junto a la concejala del distrito de Campanillas, Ruth Sarabia, ha visitado los trabajos de mantenimiento acompañadas por técnicos de Emasa y representantes de Aula del Mar, quiénes han supervisado el vaciado de la presa.

Son un total de 14 actuaciones de diversa índole, con un presupuesto estimado de 400.000 euros, que incluyen instalaciones nuevas, como las compuertas en la cola de la presa; mejoras en el entorno, como la escollera de protección de la ladera en el camino de acceso a la torre de toma; y mantenimientos de calado, como la limpieza de lodos alrededor de la toma de fondo, el cambio de válvulas de mariposa en las tuberías de desagüe, o la inspección de funcionamiento y limpieza de las compuertas de la torre de tomas.

Además, se contempla la incorporación de las nuevas tecnologías como la colocación de cámaras robotizadas en las tuberías de desagüe o la topografía realizada con drones. Finalmente, se completan estos trabajos con la batimetría de fondo para determinar la capacidad útil actual de la presa y el pintado y lectura topográfica de los hitos.

Se prevé que los trabajos finalicen en tres o cuatro semanas, momento en el que se procederá de nuevo al llenado de la presa y en dos semanas podrá ponerse en funcionamiento, pese a que recuperará su capacidad habitual en siete u ocho semanas.

El vaciado completo de la presa, necesario para acometer los trabajos de mejora y mantenimiento, es la segunda vez que se produce a desde su puesta en funcionamiento en el 1996, la primera vez fue en el año 2009. Ha durado entorno a un mes y medio y se ha realizado al ritmo de consumo de la ciudad, evitando así el desperdicio de agua y respetando y cuidando las especies que habitan en el entorno.

En este proceso se siguen las pautas marcadas desde la Junta de Andalucía respecto a la protección de la fauna autóctona, y se mantiene un asesoramiento continuo de los expertos de Aula del Mar, que además supervisarán los posteriores trabajos hasta el llenado de la presa.