La capital ha de sumar, en tres años, 40.000 metros cuadrados de edificios de oficinas, dada la gran demanda que, pese a la crisis pandémica del coronavirus y el auge del teletrabajo, existe entre empresas, sobre todo tecnológicas y de innovación, por establecerse en Málaga. Esta es la opinión de José Félix Pérez-Peña, director de Málaga-Andalucía de la consultora Savills Aguirre Newman, experta en todos los segmentos del mercado inmobiliario. Así, Pérez-Peña asegura que hay al menos cuatro fondos de inversión de importancia mundial buscando, sobre todo, un tipo concreto de infraestructura: edificios de 10.000 metros cuadrados (más o menos) y ubicados junto al mar, además de que han de estar muy céntricos.

«No llegamos a los 500.000 metros cuadrados de oficinas medio razonables. Pero es que el último edificio se construyó hace ya más de 15 años», explica. En su opinión, hace falta una superficie cuatro veces mayor a muy largo plazo. Y, en el corto plazo, «en los próximos tres años, le diría que del orden de 30.000 o 40.000 metros cuadrados fácil, meter cuatro o cinco Pacíficos. Mínimo. Tenemos demanda que no somos capaces de satisfacer», subraya. ¿A qué se refiere con lo de Pacíficos? Pues se refiere a edificios similares al adquirido por Insur por 8,8 millones de euros en pública subasta organizado por Urbanismo junto al edificio de Tabacalera (cerca de la calle Pacífico), una parcela en la que se va a levantar un edificio de casi 10.000 metros cuadrados de techo para oficinas. Es decir, harían falta, a corto plazo, cuatro o cinco inmuebles como este para satisfacer la demanda existente por venir a Málaga. ¿Qué tipo de edificio buscan? «Moderno, ligado al postpandemia». ¿9.000, 10.000 metros cuadrados? «Ese sería un edificio que no te vas a equivocar. ¿Podemos hacer edificios de 20.000? Pues sí. ¿De 30.000? Pues también, pero que con un edificio de 10.000 metros cuadrados vas a tener un monoinquilino, vas a poder obtener un 7.000 más un 2.000, un coworking de 2.000 y 7.000 para un monoinquilino; como esos hacen falta cuatro o cinco, sólo para empresas que ya están buscando en Málaga». Se refiere a las tecnológicas o empresas ligadas a la innovación que vienen a la ciudad ya. «Todos esos (empresas tecnológicas) serían inquilinos que irían a un edificio de esas características, no es que tengan que construir un edificio para mí».

La demanda de las tecnológicas, de hecho, es lo que va a obligar a crecer en esos «tres o cuatro Pacíficos». «Los necesitaríamos mañana y los llenaríamos. Además, es que estas empresas no buscan en cualquier sitio, el teletrabajador quiere estar cerca del mar», dice. Campanillas y el PTA tienen su público, su mercado, pero no es este. «Buscan oficinas junto al mar, y como el talento es hoy tan costoso, si le ofreces eso, te llevas a la persona». Y, en relación a si es necesario tener edificios así cuando buena parte de la población teletrabaja ahora desde casa, indica que «es complementario. Trabajo en casa y, si tengo cinco reuniones, me bajo a Muelle 1. Eso es único».

Explica este experto analista además que los fondos de inversión de talla y músculo mundiales han entendido que hay que estar ya en el mercado de oficinas de Málaga. Al menos cuatro de ellos buscan edificios como los ya mencionados durante estas semanas. «No por nada, sino porque lo tienen en su idiosincrasia de inversión. Un gran fondo invertía en toda España en logístico, pero en oficinas sólo invierte en Madrid, Barcelona y Lisboa. Y ya parece que van a empezar a mirar Málaga». «Que estén mirando ya activamente Málaga hay un par de ellos». Y otros dos se lo estarían pensando. Cuatro en total. «Esto es de antes de ayer, a principios de año no se planteaban Málaga. Y la idea es que sean lo más cercanos -los edificios- posible a la costa, de la A-7 para adentro y lo más pegado a la costa posible», explica José Félix Pérez-Peña Garrido a este periódico.

Urbanismo, por ejemplo, se ha dado cuenta de lo que están pidiendo los fondos de inversión en general a este respecto. Así, tiene previsto impulsar o poner en carga este mismo año en torno a 23.000 metros cuadrados (son poco más de 22.700) de oficinas en sitios ‘prime’ de la ciudad. Se refiere el departamento del edil Raúl López al edificio Eurocom, a la parcela de Tabacalera, ya adjudicada, y el impulso en 2021 a la venta de un suelo en Martiricos para acoger un edificio de 10.600 cuadrados de techo edificable, adelantó este periódico hace unas semanas.