El Ayuntamiento de Málaga, con motivo de la conmemoración del Día Internacional del Refugiado, presentó ayer el centro de acogida de personas refugiadas excluidas del sistema de protección internacional a través del proyecto Malaka. Este dispositivo está gestionado por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Cruz Roja Española y ACCEM gracias a una subvención nominativa de 100.000 euros del Área de Participación Ciudadana y Migración.

El hogar Malaka es un centro residencial que da cobertura a las necesidades básicas de personas que se han visto obligadas a abandonar el sistema de protección internacional y no tienen una alternativa. El centro está situado en la calle Ventura Rodríguez y tiene 10 plazas para atender a personas de perfiles diversos durante un mes de estancia, con posibilidad de prórrogas en los casos de mayor vulnerabilidad.

Desde su apertura en el año 2021 se han valorado a 47 personas de las que 29 han ocupado una plaza residencial. Las 18 personas restantes, en estos momentos 2 se encuentran en lista de espera y las otras 16 han rechazado la plaza tras haber encontrado una alternativa residencial. De las 29 personas que han entrado en el proyecto hay 7 unidades familiares con 8 menores. El resto son personas solas, dijo ayer la edil de Cooperación Internacional, Ruth Sarabia.