Los vecinos del barrio de La Victoria se han encontrado esta mañana con una curiosa y sorprendente imagen esta mañana, al atascarse un vehículo en la escalinata del santuario de La Victoria. Una imagen curiosa, aunque no inusual, ya que al menos otras dos veces otros conductores confundieron las escaleras con una rampa de salida de la zona, atascando sus vehículos en este sitio. Ocurrió en noviembre de 2018 y también en octubre de 2019.

En esta ocasión, ha sido una señora de 77 años que accedía por la rampa de entrada al santuario pero, al salir, se confundía de plataforma y descendía con su vehículo, un Audi, quedando atrapado en las escaleras.

El percance requirió de la presencia de la Policía Local y de la grúa municipal. De hecho fue el propio operario de la grúa quién hizo descender el vehículo y un agente de la policía, ante el nerviosismo de la conductora, se ofreció a llevarle hasta su domicilio, en el distrito Este de la ciudad. Ni el coche ni su dueña sufrieron daños y todo quedó, afortunadamente, en un susto.