El Ayuntamiento de Málaga ha liberado hoy su potencia de fuego para abatir a la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus. Así, ha activado un amplio y millonario paquete de ayudas a los sectores económicos y familias más afectados por la situación de carestía actual, con miles de personas todavía en ERTE y con las peticiones de ayuda por parte de diversas unidades familiares en topes históricos.

Por un lado, el teniente de alcalde de Economía y Hacienda, Carlos Conde, ha presentado hoy la tercera modificación presupuestaria del actual presupuesto municipal. Así, la misma asciende a dos millones de euros, suma cuya mayor parte irá a ayudas. De esta forma, se destinan 1,63 millones a Derechos Sociales. Así, de esa cifra van 1,2 millones a ayudas para familias en riesgo de exclusión social, con el fin de cubrir las necesidades básicas y suministros a familias con escasos recursos económicos y en situación de emergencia social. Ese dinero lo gestionarán los 12 Centros Sociales Comunitarios.

Para comprar alimentos y productos de higiene personal básicos para familias en situación precaria se destinan 410.000 euros. Estos productos se distribuirán a través de la red de reparto de alimentos. También hay 22.250 euros para una cámara frigorífica con el fin de conservar productos perecederos en Mercamálaga, también con el fin de distribuirlas entre familias vulnerales.

Esta modificación de crédito se destina a medio ambiente (250.000 euros) (parques infantiles), 13.000 euros para Proteo, con el fin de ayudar a la librería en el pago del alquiler de su nuevo local, y 57.000 euros para distritos.

Elisa Pérez de Siles, portavoz del PP y edil de Comercio y Vía Pública, ha desvelado que hay 1,3 millones de euros más para subvenciones, que se suman a los cinco ya liberados para pymes comerciales y hosteleras. Así, se ayuda a los mercadillos, vendedores ambulantes y feriantes. La línea uno está dotada con 731.240 euros para titulares de licencias de mercadillos y titulares de licencias de planes de aprovechamiento vinculados a festividades o a venta ambulante fija (mercadillos de Navidad, Semana Santa, Carnaval, vendedores de globos o temáticos). Podrán ser beneficiarios de la subvención las personas físicas o jurídicas titulares de licencias en alguno de los 14 mercadillos fijos de la ciudad (las ayudas van de los 400 euros por una licencia, a los 1.5000 para quienes tengan cuatro licencias o más).

En este caso, son los titulares de licencia de planes de aprovechamiento vinculados a festividades y venta ambulante fija (Navidad, Carnaval, Semana Santa, Feria del Centro, temporada de fútbol y baloncesto, venta ambulante por conciertos y eventos culturales, venta ambulante fija y venta de globos en Navidad). Por tener una autorización (salvo si es en Navidad o en venta ambulante anual fija) recibirán 150 euros. En el caso de tenga el puesto en Navidad o sea vendedor ambulante fijo, la ayuda será de 700 euros.

La línea dos está dotada con 118.760 euros. Son para feriantes con autorización de la Feria de Málaga, y las de Puerto de la Torre y El Palo. La ayuda única es de 1.400 euros sin tener en cuenta el número de atracciones o puestos.

Por otro lado, José del Río, edil de Movilidad, ha indicado que se destinan 415.000 euros para los taxistas (ya hubo una de 150.000 euros). Se busca mantener la prestación del servicio, que se ha visto reducida por las restricciones de movilidad y el confinamiento. Además, han tenido gastos importantes, por ejemplo para adecuar los coches a la regulación sanitaria (mamparas, geles, mascarillas).

Por cierto, Pérez de Siles, y en relación a los cinco millones ya aprobados para comerciantes y hosteleros, ha indicado que se han concedido 925.000 euros de esa cantidad para 360 autónomos y pymes. De esos cinco millones, ya se habían aprobado 2,074 millones para 845 expedientes. Por tanto, sumando ambas cantidades las ayudas inyectadas efectivamente ascienden a 2.999.000 euros. Ya hay 1.214 autónomos beneficiados. Presentaron solicitudes 3.128. Hubo 1.604 que podían haber presentado alegaciones y completar la documentación, pero de estos sólo lo han hecho 673 (más del 70,5% no ha alegado). Asimismo, el 40% de esos 1.604 comerciantes y hosteleros no pudieron demostrar caídas de facturación iguales o mayores al 30%.