El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha visitado hoy, junto al edil de Ordenación del Territorio, Raúl López, y la concejala de Cruz de Humilladero, Teresa Porras, las obras del enlace entre la A-7 (ahora MA-20) y los barrios de la Alameda y Barriguilla, es decir, el vial que permitirá entrar de forma mucho más rápida y eficiente desde la autovía cuando se viene desde Torremolinos a los barrios de Portada Alta, Teatinos y Carranque. Estas obras, que han sufrido un importante retraso debido a las modificaciones que obligó a hacer el Ministerio de Fomento en el proyecto, estarán acabadas en octubre, en concreto, aunque la fecha dada abarca a toda la estación de otoño.

"Están al 60%, eso dicen los expertos, y parece que estarán listas en otoño próximo, es una obra importante porque va a permitir una serie de movimientos necesarios para acceder de la MA-20 a la zona de Teatinos se simplifiquen de forma muy clara, a base de un vial que se construye con una colaboración que hace Carrefour en terrenos de ellos; y sigue ese vial buscando Jorge Luis Borges, para allí girar y ya entrar bien hacia Portada Alta, al Este, o hacia el Oeste, en la zona de Teatinos", ha dicho el regidor a los periodistas a pie de obra, para luego indicar: "Es evidente que alivia todo el tráfico que ahora tiene que ir a la plaza de Manuel Azaña, para a partir de ahí girar y buscar estos accesos que acabo de comentar, y tiene la ventaja de recuperar esos movimientos de la MA-20 hacia la zona de Teatinos, que con las últimas modificaciones que se hicieron por el Ministerio quedaron afectadas".

Así, señaló que es "verdad que el Ministerio, en base a las acciones que el Ayuntamiento desarrolló, dejó previsto ese hueco (por el túnel que se ha hecho y por el que discurre el vial), que permite acceder con más facilidad, sin necesidad de rehacer las vigas que sostienen este vial de salida de estas obras", ha indicado. El túnel tendrá, claro, un punto de evacuación de aguas, ha dicho.

La obras ha necesitado una inversión de 2,2 millones de euros y se ha hecho en terrenos de la superficie comercial, además de haber hecho algunas aportaciones más esta firma, ha indicado el alcalde.

Esta actuación nace de un convenio firmado entre el Ayuntamiento, Carmila Espala y Carrefour y cuyo fin es la colaboración de las partes en el impulso y financiación de este vial interno paralelo a la A-7, que comunica la Alameda con la Avenida Jorge Luis Borges y la plaza José Bergamín. El modificado a que obligó el ministerio supuso un encarecimiento de la obra de 581.695,21 euros.

Esta calle complementa la movilidad interna de la ciudad, descargando de dicho tipo de tráfico interno a la autovía. Se trata de disponer de una vía interna de la ciudad, que disminuya las concentraciones de tráfico en los propios enlaces de la MA-20.

El objetivo era dar un mayor y mejor servicio a los vecinos de la zona, potenciando las mejoras producidas con la remodelación ejecutada por Fomento en 2010 y mejorar la fluidez en la circulación de la ciudad mediante la descongestión de algunos de los principales viales.