El mes de julio comienza este fin de semana, y lo hará con sendas jornadas de huelga en los servicios de Renfe en la provincia de Málaga, convocadas por el sindicato CGT en protesta por la falta de plantilla en todas las áreas, la supresión de trenes de Cercanías sin previo aviso, la falta de reposición de las circulaciones de trenes comerciales que existían antes del primer estado de alarma, el anuncio de privatización de la atención al público en la estación de Álora y lo que el sindicato considera un "fraude consentido por Renfe en el uso de los trenes de Cercanías", entre otros motivos.

El sector ferroviario de CGT en Málaga ha convocado una huelga provincial durante toda la jornada del 2 de julio y 24 horas más desde las dos de la tarde del domingo 4 de julio hasta las dos del lunes 5 de julio. Los paros, que afectarán a todos los servicios a nivel provincial desde talleres hasta la atención al público y circulación de trenes y que incluirán el cierre completo de la taquilla de venta de billetes de la línea de Cercanías Málaga-Fuengirola, se repetirán durante todo el verano si no se pone remedio urgente a "la situación de emergencia ferroviaria en la provincia", asegura el sindicato, que apunta en un comunicado que los servicios mínimos planteados por la empresa son "abusivos"(100% de Cercanías en determinadas franjas horarias y prácticamente todos los servicios de AVE).

Fuentes de CGT han asegurado a La Opinión que cumplirán con lo que decrete el Ministerio de Transporte para ambas jornadas, en la que informarán en los piquetes de los motivos que los han llevado a estas jornadas de paros.