«Es un libro pensado para los niños y para leer en familia porque ya son tres las generaciones que han visto a Peneque: Los abuelos llevaron a sus hijos y estos han tenido niños también», cuenta Antonio Pino.

En las manos tiene ‘Los títeres de Miguel Pino. Peneque el valiente’, el primer libro sobre el famoso personaje malagueño de guiñol, escrito a dúo con su hermano Miguel, con las ilustraciones de Juan Jesús Infante Toro, el diseño de su sobrino Alberto Pino y la colaboración del área de Cultura del Ayuntamiento.

«El libro surge a raíz del 60 aniversario, pensábamos hacerlo a continuación pero al año siguiente se metió la pandemia y hemos esperado a este momento para su salida», explica Antonio.

En 2019 Peneque y sus amigos celebraron seis décadas de existencia, un camino iniciado por su padre, Miguel Pino, en 1959, que comenzó con un programa infantil de radio en Villanueva de la Serena (Badajoz), su pueblo natal. Tras el cierre de la emisora en 1962, durante su viaje de novios compró 25 títeres, al tiempo que comentaba a su mujer: «Esto nos va a sacar de la ruina». Acertó de lleno.

El libro de los 60 años de esa aventura es una presentación de todos los personajes del universo de Peneque el Valiente, «con un texto de acompañamiento que explica la personalidad de cada uno». Además, la obra no se olvida de las casas de los personajes, tan importantes en las tramas de Peneque y que aparecen desplegados en una doble página: el Castillo del Rey Simpatía, la choza de la bruja Pelos Blancos, el Palacio de Fu Man Chi...

Los hermanos Antonio y Miguel Pino con Tina. | L.O.

Al final de la obra hay un historiograma con todos los hitos importantes de esta compañía malagueña de títeres, y fotografías de fotógrafos malagueños como Antonio Palomino, Pablo Blanes, Julio Salcedo, Lorenzo Carnero, Álvaro Cabrera o Amores Burgos.

Precisamente, ayer acabó el II Festival de Títeres Peneque Málaga, que se ha celebrado en el Recinto Eduardo Ocón del Parque, con la participación de compañías de toda España. «Es como un premio al esfuerzo que han hecho los niños durante el curso», recalca Antonio Pino, que destaca que afrontan el verano con una programación «que se va animando», pese a la pandemia, aunque reconoce que brotes como el de los viajes de fin de curso en Mallorca pueden desanimar. «Esperemos que no le cojan miedo por ese brote; esto es muy frágil y no hay que desanimarse», apunta.

«Ya viene Peneque»

Y ánimos tiene desde luego una compañía malagueña que tras 60 años está consiguiendo algo insólito: «El culmen de un titiritero es que su personaje se convierta en genérico, como pasó con el italiano Polichinela o con el francés Guignol (guiñol) y ahora está sucediendo que la gente no dice ‘ya vienen los guiñoles’ o ‘los títeres’ sino ‘ya viene Peneque’ y eso nos hace sentir muy orgullosos».

Prueba de esa fama son las 14 esculturas de homenaje a Peneque en toda España, a la que se sumará la número 15 este verano en Écija.

Ahora, Peneque se presenta con un nuevo espectáculo que quiere dar a conocer a los niños el mundo de la ópera, además de con un gran libro bajo el brazo, que se puede adquirir tanto en la librería Mapas y Compañía de Málaga capital como en las funciones de este querido personaje.