Varias decenas de trabajadores se han concentrado a partir de las diez de la mañana a las puertas del Ayuntamiento de Málaga, convocados por los sindicatos CCOO y UGT, en protesta por la declaración de la capital como Zona de Gran Afluencia Turística, lo que significa, de facto, que los comercios de la ciudad se acojan a la liberalización de horarios comerciales, de forma que las grandes superficies y las pymes podrán abrir hasta 19 días festivos, en lugar de los diez actuales.

CCOO remitió ayer una nota en la que explica que a partir del 20 de julio "está previsto que el comercio abra sus puertas en horario limitado de lunes a domingo, además de todos los días y festivos concentrados en el mes de diciembre y durante Semana Santa. Es una medida que va contra los derechos de las personas que trabajan en este sector, además les perjudica económica y laboralmente y está muy lejos de poder tener una conciliación laboral y familiar".

Este sindicato se ha concentrado coincidiendo con una moción presentada por el PSOE en el pleno ordinario de junio, que se celebra hoy. Así, en esa propuesta, rechazada por 16 votos en contra del PP y Cs, frente a los 15 de la oposición, se ha declinado instar al Consistorio a dejar en suspenso la declaración de Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT) de la ciudad, al no existir acuerdo en el seno del Consejo Sectorial de Comercio; se ha rechazado convocar el mismo y tampoco se hará un estudio por barrios de la ciudad para justificar qué zonas cumplen o no los criterios para ser ZGAT.

El debate ha sido bronco y frecuentemente el alcalde, Francisco de la Torre, y la portavoz de Cs, Noelia Losada, han sido interrumpidos por los trabajadores del sector comercial. El alcalde ha dicho que se reunirá con ellos este mes.

Daniel Pérez, portavoz del PSOE, ha acusado al alcalde de cogerse de la mano con el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla, para obligar a trabajar a los 12.000 empleados del comercio de la capital los festivos y domingos, ha recordado que no podrán elegir sus descansos, y "las grandes beneficiadas serán las superficies comerciales". Ha dicho que esta es una nueva forma de "esclavitud".

Losada, por su parte, se ha declarado a favor de la liberalización de horarios y ha dicho que no tienen ningún sentido que venga un barco un sábado, un domingo o un festivo y estén cerradas las tiendas. Nicolás Sgigulia, de IU y Podemos, ha avanzando la posibilidad de una huelga y ha acusado al alcalde de gobernar para los intereses de las corporaciones empresariales.

Elisa Pérez de Siles, portavoz del PP y edil de Comercio, ha acusado a la oposición de tratar de imponer la paralización de la declaración de Málaga como ZGAT, ha recordado que hay dos sentencias del TSJA que avalan la petición del Consistorio a la Junta, que ha recibido el visto bueno, y ha indicado que esto contribuirá a generar empleo", criticando la falta de ayudas del Gobierno central para las pymes comerciales o la subida del recibo de la luz.

Han intervenido Antonio Solano, de UGT, y Esther Izquierdo, de CCOO, para criticar la implantación de la ZGAT. El primero, incluso, ha pedido que se ayude a los comercios en la digitalización. El PP y Cs han insistido en que la competencia de los pequeños negocios no son las grandes superficies, sino el comercio electrónico. Pérez ha zanjado el debate diciendo que siente "tristeza" porque ahora los trabajadores no van a poder descansar cuando quieran, sino que impondrán los descansos sus jefes durante 19 días al año, diez más que ahora.

El alcalde ha anunciado que se reunirá con ellos en julio para tratar de conciliar el interés general con el interés de las pymes, dice que también hablará de cómo ayudarles en la digitalización y ha recordado que ha de ser en la negociación colectiva donde se hable de descansos y cuestiones similares.