El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha reiterado este miércoles que hacer test de antígenos semanales a los clientes habituales de los bares y discotecas permitiría un mayor control de la pandemia de la COVID-19, al dejar pasar a quienes den negativo; y, por tanto, aumentar el horario de estos establecimientos y evitar que haya aglomeraciones una vez cierren sus puertas.

Así, respecto a la hora de cierre de más dada a las terrazas, aunque no puedan acoger nuevos clientes desde las 00.00 horas, De la Torre ha incidido en que respetan la decisión de la Junta de Andalucía de relajar "de manera muy moderada" las medidas, lamentando que los números "no están mejorando".

No obstante, el alcalde sí ha subrayado que la presión hospitalaria "ha ido bajando" y ha recordado que cuando más restricciones había se debía a la "preocupación porque los hospitales se desbordaran y ahora no está pasando eso en Andalucía, ni en hospitalización ni en UCI".

Sí ha hecho hincapié en que en la medida en que hay contagios, los rastreos y el trabajo de los profesionales sanitarios se incrementa "y eso tiene que preocuparnos". "Quienes están al frente son personas con trabajo de muchos meses intensos y hay que procurar, quienes puedan ser contagiables, porque no han sido vacunados, sean de la edad que sean, que continúen las medidas", ha expuesto en rueda de prensa.

En este punto, ha incidido en su idea de realizar test de antígenos, igual que hace el Ayuntamiento desde hace muchos meses dentro de la campaña Málaga Segura, para profesionales de diversos ámbitos con estas pruebas.

"Necesitaría su valoración pero es una idea para profundizar en ella. No trato de demonizar al ocio nocturno sino que tenga una actividad normal y no tengamos la sensación de que se produce ninguna situación que complique la vida a las estadísticas", ha reiterado.

Con estos test, ha repetido, la situación de los clientes es "de garantía al dar negativo". De la Torre ha aclarado que no es que el cliente habitual de un negocio se haga la prueba antes de entrar sino que lo lleve hecho.

Ha aludido a que este sistema tiene un precio moderado y ha considerado que para las empresas es "encajable aunque es un tema que deberá ser estudiado" no desde el punto de vista regional sino nacional.

Cuestionado por si el ocio nocturno se está "desbocando", el alcalde ha señalado que en el caso de Málaga capital no se producen botellones "en el sentido clásico". "Puede haber gente en la playa que se reúne y están horas charlando, no sé si se puede llamar botellón", ha apuntado el regidor quien ha añadido que con la fórmula de los test de antígenos semanales "permitiría tener un horario amplio", ha indicado.

"Porque cuando salen si están en la diversión y el ocio la buscan aunque no sea en el local y se van a la playa, porque el tiempo lo permite, o a otros espacios o a una fiesta privada y tiene mucha ventaja que sean sitios profesionales donde haya un control", ha explicado, incidiendo en que de esta manera se daría respuesta a esos "efectos colaterales".

La ampliación de horario, a su juicio, permitiría tener al ocio "menos descontrolado". Por tanto, el hacer estos test de antígenos al cliente, mientras llega la vacunación, "permite dar una seguridad muy amplia para garantizar que no hay contagios".

Precisamente, sobre los que realiza el Ayuntamiento de Málaga en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga (Fycma) a profesionales como taxistas, comerciantes, restauración, etcétera, "ahora dan más positivo que antes. La ventaja es que localizamos gente contagiada que no tiene síntomas".