La Asociación de Polígonos y Parques Industriales y Comerciales de Málaga (APOMA) advirtió el pasado jueves de que la aplicación de los actuales mapas de inundabilidad planteados por la Junta de Andalucía supondrían, en su opinión, "una paralización de la actividad industrial y, en consecuencia, económica para la ciudad". De cualquier forma, el edil de Ordenación del Territorio, Raúl López, ha salido hoy al paso de esa valoración y ha instado a la Junta de Andalucía a elaborar unos mapas de inundabilidad que sustituyan a los actuales, contemplando, de paso, las obras blandas que se van a hacer en el Guadalhorce por parte de la Administración andaluza, lo que permitirá reducir la huella inundable y, por tanto, redefinirían esos mapas.

Ya Fernando Fernández Tapia-Ruano, delegado territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía en Málaga, explicó a este periódico en mayo pasado que la cartera de obras que prepara el Gobierno andaluz con el fin de aminorar los potenciales riesgos de sufrir inundaciones en el entorno de la desembocadura del Guadalhorce podrían comenzar en octubre y logrará que el 60% del polígono industrial homónimo quede exento del riesgo de sufrir estas inundaciones. Estas actuaciones están valoradas en casi nueve millones de euros que va a asumir la Junta.

El concejal ha considerado que la "Junta trabajará en esa línea y elaborará unos mapas que sustituyan a los actuales, contemplando esas obras", ha dicho, para recordar que los planes de inundabilidad vienen de la legislatura anterior, es decir, cuando el PSOE regía la Administración andaluza, "y definan la huella en función del riesgo" de inundabilidad, lo que afecta, principalmente, al polígono Guadalhorce y su área de influencia. "Ya entonces el Ayuntamiento mostró cierta inquietud", ha indicado, y ha recordado que los representantes de Apoma presentaron una reclamación judicial sobre la vigencia de los mapas, que fueron anulados por el TSJA, ha indicado.

Así, se han vuelto a hacer los mapas, pero con una diferencia, ha dicho, "el Ayuntamiento instó a la Junta a hacer actuaciones" por nueve millones de euros, un paquete de intervenciones blandas que "paliaban las afecciones de inundabilidad" en la zona. El Ayuntamiento se ofreció a pagar el 50%, pero la Junta lo asumió todo, y ahora estas obras están en licitación. "El mapa de hoy no contempla estas actuaciones, y podría ser mejorado", ha indicado, "trabajado" de forma más "realista", ya que ese mapa sería "mejorado" si se "incluyeran estas obras", de forma que se reduciría la huella de inundabilidad.

Estas obras fueron diseñadas por ingeniero especialista en asuntos hidráulicos muy prestigioso de la ciudad.